La mala costumbre de no citar las fuentes de información

Por Charles Fiasco Rusell

Cuando tuve que hacer mi tesina para graduarme de la licenciatura, una de las cosas que más me costó trabajo fue aprender a buscar información y citarla correctamente para sustentar mis argumentos, el famosísimo estilo APA. Al principio me preguntaba ¿por qué tanta insistencia con las fuentes de información? ¿por qué mi asesor me hace demasiadas observaciones sobre mi argumentación? También se me hacía énfasis en que las fuentes que citara no tuvieran más de 10 años de antigüedad.

Fui entendiendo que una tesina es un trabajo de investigación, no se trata solamente de lo que yo opine sobre el tema, sino de cómo lo que han escrito otros autores me ha ayudado a sustentar mis descubrimientos, mi asesor me decía “debes citar correctamente las fuentes, es imposible que a ti se te haya ocurrido lo mismo que a otro autor, con las mismas palabras”. Por otro lado, la watchtower tiene la arrogancia de creer que ellos inventaron todo… que desde el siglo II hasta que apareció Rusell y compañía el cristianismo estaba en completa oscuridad.

Desdeñan todo lo que escribieron apologistas importantes, los padres de la iglesia, los iniciadores de la reforma, se adjudican como propias las afirmaciones de otros. Todo lo que escribieron Agustín de Hipona, Ireneo de Lyon, Tomás de Aquino, Lutero, Calvino, Spurgueon, prácticamente en toda la historia del cristianismo han existido pensadores importantes, pero esto no importa, lo que importa para ellos es lo que escribieron Franz y Rusell.

Pero el cuerpo gobernante no solo piensa que ellos mismos redescubrieron el cristianismo, cuando un erudito parece apoyar sus puntos de vista lo citan como fuente de autoridad. Un par de ejemplos exhibidos en el libro En busca de la libertad cristiana de Raymond Franz:

• Sobre el uso de la sangre “En su esfuerzo por aportar apoyo médico que sostenga sus puntos de vista sobre la sangre trasplantada como un alimento para el cuerpo, las publicaciones de la Watch Tower siempre han recurrido a citas de alguna fuente médica de siglos pasados, tales como las del francés Denys del siglo XVII. (Vea por ejemplo, La Atalaya del 15 de abril de 1985, página 13.) No pueden citar a una sola autoridad moderna en apoyo de sus ideas.

• La organización cita como autoridad al Profesor Howard para justificar sus inserciones del nombre “Jehová” en el nuevo testamento, en una carta el mismo profesor comenta “Los Testigos de Jehová han sacado demasiado de mis artículos. Yo no apoyo sus teorías.”

En todas las publicaciones que he leído de la organización solamente en 5 de ellas he logrado encontrar una bibliografía decente, entre ellos el libro Evolución, el libro Creación, y el folleto ¿Debería usted creer en la trinidad?, fuera de ahí, vemos que rara vez citen adecuadamente sus fuentes de información. Pienso que la razón por la que sí incluyen bibliografía en las publicaciones que comento es porque van dirigidas a un sector más escéptico, que no tan fácil les va a creer sus fantasías mentales, a excepción de Rolf Furuli creo que no ha habido nunca eruditos testigos de Jehová.

Peor aún, se atreven a citar como fuente de autoridad ¡otras atalayas!, los libros pastoreen está repleto de referencias de atalayas como fuente de autoridad, eso hace que los ancianos no sientan la necesidad de argumentar al rebaño para convencerlo, con que citen una atalaya ellos sienten que hicieron su trabajo.

¿Qué propósito tiene citar nuestras fuentes de información en forma correcta?

• Dar crédito a las ideas ajenas que usemos en un trabajo.
• En un sentido amplio, unen un trabajo actual con uno anterior.
• Evitar el plagio.
• Identificar la publicación de la que fue tomado el tema o la idea referida en el texto.
• Facilitar la búsqueda de la fuente a los lectores del documento (para entender la idea, analizar los métodos empleados, localizar datos concretos).
• En general: para encontrar un documento en un catálogo de biblioteca, en una librería, en una base de datos y también para enlazar con documentos electrónicos.
información extraída de https://guiasbus.us.es/gestoresbibliogra…0concretos).

Pero alguien podría argumentar “es que las publicaciones de la organización no pueden catalogarse como trabajos de investigación”, veamos qué dice la organización :

• “En nuestros tiempos, los hermanos ungidos de Cristo se valen del Departamento de Redacción, ubicado en Brooklyn (Nueva York), para suministrar publicaciones bíblicas como revistas, folletos y libros, en forma impresa y electrónica. Este alimento espiritual, al igual que el físico, debe estar bien preparado. Hasta los escritores de la Biblia, que eran dirigidos por espíritu santo, se aseguraron de registrar datos exactos y bien documentados. Lucas, por ejemplo, habló con muchos testigos oculares e “investig[ó] todas las cosas desde el comienzo con exactitud” (Luc. 1:1-4).”

• Siguiendo este modelo, el Departamento de Redacción realiza investigaciones exactas, así que se asegura de buscar en fuentes confiables. Aunque en Internet se puede encontrar cómoda y rápidamente una vasta cantidad de información, nuestros investigadores no se basan en blogs ni en comentarios poco documentados escritos por personas desconocidas o sin autoridad en la materia. Por ejemplo, la enciclopedia en línea Wikipedia advierte que algunos artículos en su propio sitio web han sido objeto de vandalismo o contienen información errónea o no enciclopédica, y señala que los usuarios deben tener esto presente. Para no caer en inexactitudes, el Departamento de Redacción consulta obras acreditadas, artículos escritos por expertos reconocidos y libros de editores respetados.

Información extraída del Anuario del 2011 https://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/302011018

Al no citar adecuadamente sus fuentes la organización evita que sus miembros tengan pensamiento crítico, que puedan comparar el material original o saber de quién provino un entendimiento bíblico. ¿Dónde se aprende esta forma crítica de pensar y argumentar? ¡en las universidades! Es en la universidad donde se te enseña a citar, argumentar, a cuestionar tus afirmación, ¿entendemos ahora porqué el cuerpo gobernante desdeña la educación superior? Por estas razones podemos concluir que las publicaciones de la organización son una burla cuando se hacen llamar trabajos de investigación, solo son ideas que el día de mañana serán sustituidas por otra “verdad”.

“Hablemos de cosas edificantes”

En unos cuantos días se celebrarán las elecciones para diversos cargos políticos en mi país, así que es el tema obligado de conversación en todo lugar: ya sea en el trabajo, con los amigos o vecinos. Esto es estableciendo el escenario de personas normales conviviendo en sana retroalimentación; pero no puedo decir lo mismo con respecto al grupo de los testigos de Jehová.

Cuando fui parte de ellos siempre se nos decía en las Reuniones que debíamos de hablar de cosas positivas para estimularnos al “amor y a las  obras excelentes”, y no tengo nada que objetar al respecto pues de manera personal pienso que si no tengo nada bueno que opinar sobre una persona, mejor me ahorro el comentario siempre y cuando no me afecte de manera particular; sin embargo los miembros del grupo llevan este asunto  hasta los extremos que raya en lo absurdo, razón por la cual me sentí motivada a contar mi experiencia ya que lo que voy a contar se está replicando en estos momentos en las familias testigos de Jehová.

Sabemos muy bien que la marca que identifica a los testigos de Jehová de otros grupos religiosos es su predicación casa por casa (aunque en estos momentos de pandemia, la labor proselitista se encuentra detenida), así que debíamos de ser muy cuidadosos con lo que se platicaba entre puerta  y puerta  puesto que los amos de casa escuchaban nuestras conversaciones, así que se  nos hacía especial énfasis en hablar “cosas edificantes” para que las personas vieran que éramos distintos del mundo.

Hablar de cosas edificantes para un testigo de Jehová se traduce en hablar de cuantos estudiantes de la Biblia tiene, de cuando conoció “la verdad”, de cuantas canciones del Reino se sabe ó si ya leyó el texto del día. De tal manera que esa es la única plática que es  bien vista por los adeptos mas fanáticos.

Pero solo hablar de “cosas edificantes” llega a ser sumamente agotador así que la salida al servicio del campo puede empezar muy bien, hablando de lo que se leyó en tal revista ó alguna experiencia de Asamblea, pero al pasar de las horas los temas de conversación se acaban y los hermanos en cuestión comienzan a hablar de otras cosas.

Ese fue mi caso, salí a predicar un día sábado y ya no sabía de qué otra cosa hablar, ya habíamos hablado de todo lo anteriormente expuesto y se me ocurrió hablar de las próximas elecciones presidenciales y que ninguno de los candidatos se veía honesto. La hermana que ese día me tocó de compañera, era una precursora regular de lo más fanática entonces me dijo en ese momento:

  • Hermanita, no es correcto que estemos tratando ese tipo de temas que no nos edifican, no es bueno que nos involucremos en la política, además los amos de casa están muy al pendiente de lo que hablamos ¿qué crees que opinen de nosotras si nos escuchan hablar de eso? Recuerda que somos  neutrales y que no somos parte de este mundo.
  • Disculpe hermana, tiene razón, es que ya no supe de qué mas platicar. Gracias por hacerme la observación
  • Gracias a Jehová hermana.

Me quedé fría… sentí en ese momento que me caía un balde de agua helada pues inmediatamente me invadió el sentimiento de culpa. Ya después la hermana empezó a hablar de la nueva música que ahora tenía la JW

Ahora que lo veo en retrospectiva, me doy cuenta de lo absurdo de la situación ya que la hermana en cuestión magnificó un asunto trivial, pues el control que tiene la Organización sobre sus adeptos, hace que entre ellos se comporten como policías del pensamiento, frenando la forma de pensar que se sale de los parámetros establecidos por ella.(De hecho ni siquiera puedes expresar molestia hacia algún hermano porque estaríamos contristando el espíritu de Jehová) Y lo peor del caso es que me disculpé y agradecí su “bondadosa reprensión”.

Esta manera de hablar de ellos, siempre de forma positiva se le conoce como “efecto Pigmalión” que es la “capacidad de influir en otra persona  por medio del lenguaje, es una técnica psicológica capaz de producir efectos trascendentales en nuestros prójimos”

Referencia:

https://es.wikipedia.org/wiki/Efecto_Pigmali%C3%B3n

Esta técnica se aplica en distintos ámbitos, ya sea en el educativo, laboral, social y familiar. Así que la secta condiciona el comportamiento de los adeptos, utilizando siempre ese lenguaje positivo (más bien yo lo llamaría pasivo-agresivo), en donde supuestamente está muy preocupada por el bienestar de la persona y la va dirigiendo hacia donde desea mediante su forma de expresarse.

Por poner un ejemplo, si se desea que haya mas precursores regulares en una Congregación, la secta manda cartas animando a los hermanos “por su amor al prójimo y que Jehová abrirá las compuertas de los cielos llenándolos de bendiciones, que Jehová espera tanto de ellos porque sabe que son su pueblo escogido”

El adepto al escuchar esas palabras  cumple las expectativas de la secta pues esta, astutamente lo hace creer que es Jehová quien desea sea precursor regular, o que done mas dinero, o que cultive el don de la soltería, etc.  Y aunque no tenga ni la salud, ni los recursos para encajar en el perfil que se requiere para determinada labor, el testigo de Jehová hará hasta lo imposible por cumplir con metas por demás inalcanzables.

No tiene nada de malo hablar del tema que se desee ¡Somos libres de ejercer nuestro derecho de pensar, de opinar, de cuestionar!

Nos respalda el artículo 18 de la Declaración Universal  de Derechos Humanos de la ONU, que dice:

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia

Así que amigo testigo de Jehová que me lees, no tiene nada de malo hablar de lo que desees, ya sea para externar un punto de vista o cuestionar alguna creencia que no entiendas. La Organización JW no desea que ejerzas ese derecho fundamental que tienes como ser humano, ya que sabe que si utilizas tu pensamiento crítico, perderá todo el control que tiene sobre ti.

Al inicio de mi texto hablé sobre las próximas votaciones en mi país, pero no significa que esté apoyando a algún partido en especial, simplemente es un ejemplo de que puedes hablar del tema que desees sin que alguien censure tu opinión.

Utilizar tu libertad de pensamiento no significa que serás mala persona, esa idea la ha grabado a punta de diamante la Watchtower en tu mente y corazón para infundirte un miedo mórbido a desagradar a Dios.

Te propongo algo: hablemos entonces de cosas edificantes y haz una lista de todo lo que tienes y no estoy hablando de cosas  materiales. Te vas a dar cuenta de lo afortunado que eres por estar vivo y que cada día que pasa, es uno más que te regala la vida.

Siéntete feliz con cada amanecer, con la caricia de tu esposa, de tu esposo, de tus hijitos, de tus padres y demás seres queridos. Habla de lo lindo que es estar al lado de ellos y de lo afortunado que eres por vivir en esta época en que tenemos las facilidades que nos han dado los avances en la ciencia y tecnología.

Y sobre todo, siéntete feliz por darte la oportunidad de hablar y pensar cualquier tema que para ti sea edificante y te llene el corazón.

Me siento agradecida porque me permitas llegar a ti a través de mis palabras y pueda  compartir contigo el día de hoy, lo que para mí es edificante.

Aimée Padilla

El pacto del silencio que perpetúa el engaño.

El siguiente texto no es de mi autoría, agradezco infinitamente a su autor Charles Fiasco Rusell del foro extj.co por permitirme darle difusión a través de esta plataforma a su valioso escrito.

El emperador pidió un traje nuevo… desafortunadamente lo encargó a un grupo de tejedores charlatanes que se gastaron todo el dinero y a cambio tramaron una gran mentira: el traje se estaba fabricando con una tela muy especial, era una tela muy muy ligera que se vuelve invisible a ojos de los necios y de quienes no merecen su cargo.

El primero en “ver” el traje fue un ministro del emperador, quien obviamente no vio nada, pero para no quedar exhibido como necio e indigno del cargo mintió alabando lo maravilloso del traje, uno a uno todos los ministros del emperador “vieron” el traje, pero nadie se atrevía a contradecir a los demás diciéndoles que no veía nada, así hasta que llegó el momento en que el emperador debía usar el traje… evidentemente el emperador tampoco veía ni sentía ninguna prenda, pero guardó silencio para no ser catalogado de indigno por sus ministros, El emperador se miraba ante el espejo y fingía contemplar cada una de las partes de su traje, pero en realidad, seguía sin ver nada, y así desnudo, participó en un desfile por las calles de su pueblo…

¿Por qué recordar este cuento infantil? Porque me recuerda uno de los engaños más simples de la watchtower: solamente “los ungidos” saben qué se siente ser ungido, y es algo que no pueden explicar a los demás.

A lo largo de la historia de esta organización muchos se han dado cuenta del engaño del ungimiento místico especial, pero ante los cuestionamientos los supuestos ungidos solamente contestan que nadie más que ellos pueden estar seguros de su estatus especial. ¿Qué pensarán los miembros del cuerpo gobernante que bien saben que no hay nada especial en ellos y que solamente se inventaron lo del ungimiento para acceder a una vida de rey? ¿qué pensarán cuando evalúan invitar a un nuevo miembro al club? Seguramente este tema es tan escabroso que ni siquiera entre ellos mismos hablan del tema, no sea que sin querer admitan que no tienen nada especial.

Sus ayudantes de los distintos comités prefieren también tomarles la palabra en vez de cuestionar sus credenciales, a pesar que estos ayudantes más que nadie puede estar al tanto de los defectos de estos hombres, estos ayudantes deben saber que eso de los ungidos es solo un mito.

Y, por último, los miles de participantes de los emblemas por todo el mundo perpetúan el engaño, a la cúpula estos miles de participantes no son de su interés, pero sí son de utilidad, pues si solamente estos ocho lunáticos afirmaran ser ungidos seguramente para todos sería sospechoso, pero al haber dispersos por todo el mundo cientos o miles de ungidos que también afirman como pericos que “el espíritu mismo da testimonio” el testigo de a pie es convencido del engaño.

Así que eso de que el espíritu mismo da testimonio, en la forma que lo aplica la sociedad watchtower es un pacto de silencio que perpetúa el engaño.

Charles Fiasco Rusell