Página de inicio

Entradas recientes

Perder el miedo a vivir

Hace unas semanas mi mamá sufrió la amputación de una de sus piernas, han sido días aciagos para ambas pues hicimos hasta lo imposible para no llegar a ese desenlace, sin embargo fue inevitable y ahora tenemos que adaptarnos a nuestra nueva realidad.

No falta quien haga comentarios desagradables con respecto a nuestra situación, pues desde nuestra salida de la secta, una serie de eventos desafortunados nos han acompañado: desde la muerte de mi papá, la fractura de mi brazo, mi estado de salud, asalto a punta de pistola que sufrí  y ahora la situación de mi mamá quien se encuentra a mi cuidado.

“Todo esto ha pasado porque se han alejado de Jehová, no se suelten de su mano y verán cómo les abre las compuertas de los cielos”

Ese es uno de los tantos comentarios “bien intencionados” que he  recibido como una extraña muestra de estímulo por parte de mis antiguos compañeros de culto.

Tengo que reconocer que todo esto me tomó por sorpresa y sentí mucho miedo ante cada embestida que me daba la vida, pues no sabía como manejar la situación y en ocasiones llegué a pensar: ¿Tienen razón los testigos de Jehová y nos pasa esto por hacernos inactivas?

Pero ahora que las cosas van encontrando su cauce, he hecho un viaje hacia mi interior para buscar la raíz de mis miedos, del porqué llegue a pensar que todo lo que estaba pasando en mi vida era ocasionado porque Dios me había quitado su protección.

El miedo es una emoción natural en el ser humano, nos sirve como escudo ante peligros que pudieran ocasionarnos la muerte, así que debemos de aprender a vivir con ese miedo desde que nacemos, hasta que morimos. Pero hay una marcada diferencia entre un miedo normal a un miedo que nos haga perder el control y nos paralice.

Y es ese miedo irracional el que me enseñaron a cultivar en las reuniones de los testigos de Jehová, de hecho cuando decidí alejarme comencé a manifestar conductas raras que rayaban en la paranoia, muchos que me leen se sentirán identificados con mis palabras y espero mis reflexiones les sirvan de algo.

Los días previos a que tomé la decisión de dejar de asistir a las reuniones, me daban ataques de pánico: iba a la reunión llorando todo el camino y antes de entrar al Salón del Reino, me tragaba mis lágrimas, respiraba hondo y me sentaba en mi lugar habitual.

Ya no quería estar allí pero sentía una gran presión de grupo para seguir asistiendo, mi corazón quería gritar y decir “Esto no es verdad, los han engañado”, pero no podía, tenía que guardar silencio pues si se daban cuenta que era una “apóstata” me iban a expulsar.

Tenía miedo a perder a mi familia y amigos, tenía miedo al “que dirán”, tenía miedo de que me llamaran a la salita B y me hicieran preguntas incómodas. Ahora que lo veo en la distancia se me hace todo tan trivial, pero en ese momento sentía que el mundo se me venía encima.

Cuando le comenté a una amiga del trabajo que ya no quería asistir a las Reuniones, me dijo

– Pues ya no vayas

– Pero no puedo dejar de asistir… me dejarán de hablar

– ¿Y qué pasa si te dejan  de hablar?

Y me quedé sin argumento… ¿Qué pasa si me dejan de hablar? –pensé- ¡Pues nada!  No me voy a morir, no voy a perder el trabajo, no se va a morir mi familia, no va a haber un terremoto.

Y esa conversación que tuve fue la que me impulsó a dejar de asistir. Recuerdo que el último día que fui a la Reunión, vi a los hermanos e intenté grabarme sus rostros, ver donde se sentaban porque había tomado la decisión de jamás volver a poner un pie en el Salón. Me retiré de allí al término de la misma y no he vuelto ni pienso hacerlo.

Pero mi miedo irracional apenas empezaba. Cuando los ancianos se dieron cuenta que ya llevaba 2 reuniones sin asistir, comenzaron a llamarme, cada que sonaba el teléfono mi corazón latía aceleradamente, no podía dormir.

Pero en vez de bloquearlos o decirles que me dejaran en paz, yo seguía tomando las llamadas y dando excusas “No me siento bien” (lo que era verdad), así que no me atrevía a decir abiertamente que no iba a volver a las reuniones.

Tuve que soportar ese miedo enfermizo durante 6 meses en donde me llamaban para “estimularme a volver a las reuniones pues el tiempo del fin estaba cerca”. Pero por inverosímil que parezca, no podía colgarles o bloquearlos, simplemente no podía y les tomaba la llamada, teniendo que soportar sus sondeos del porqué ya no asistía. Pasados esos 6 meses, me dejaron en paz y al año nuevamente volvieron a buscarme.

Sin embargo, aún seguía con ese miedo a lo que pudiera pasar en el futuro ahora que ya no me congregaba con los testigos de Jehová.

Como persona que nació dentro del culto, se me enseñó a tener un “temor a desagradar a Jehová”, así que aunque sabía que había tomado la decisión correcta al alejarme, aún tenía miedo a tomar las riendas de mi vida.

Hay un articulo de la revista Despertad del 8 de Agosto de 2005 que se llama “¿Es posible librarse del miedo?”  Dan una serie de pautas que pudieran decirse que son correctas ya que nos aconsejan a tomar las debidas precauciones para así minimizar los riesgos de cualquier angustia que lleguemos a tener.

Sin embargo el punto medular del artículo es que pintan al mundo en general como un mundo en donde la gente está plagada del temor.

Veamos lo que dicen las siguientes líneas tomadas de ese artículo:

El significado del actual clima de temor

Son muy significativas estas palabras del apóstol Pablo: “En los últimos días se presentarán tiempos críticos, difíciles de manejar. Porque los hombres serán amadores de sí mismos, […] sin tener cariño natural, no dispuestos a ningún acuerdo, calumniadores, sin autodominio, feroces, sin amor del bien” (2 Timoteo 3:1-3). ¡Qué época tan terrible!

 Cuando Jesús habló de “la conclusión del sistema de cosas”, dijo lo siguiente: “Se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá grandes terremotos, y en un lugar tras otro pestes y escaseces de alimento; y habrá escenas espantosas, y del cielo grandes señales” (Mateo 24:3, 7, 8; Lucas 21:10, 11). Así que no deberían sorprendernos las “escenas espantosas” que vemos y que contribuyen a generar un clima de temor. Pero ¿tienen algún significado para nosotros?

https://www.jw.org/es/biblioteca/revistas/g20050808/Es-posible-librarse-del-miedo/

No es de extrañar que mi visión de la vida estuviera colmada de “escenas espantosas” en cuanto al futuro y que no tuviera confianza en mí misma. No me atrevía a ir a ningún lugar sola ni tampoco viajar porque si moría, no me quedaba claro que sería de mí y eso no me dejaba dormir en las noches.

Así que poco a poco tuve que empezar a trabajar en mi persona y entender que no debía de darle a otros individuos un poder que solamente a mí me pertenece.

Cuando me di cuenta de ello, me di a la tarea de enfrentar mis miedos pues solamente así es que podría ir sanando las heridas emocionales por la pérdida de una fe que pensé era la verdad.

En una ocasión, 2 ancianos me llamaron por teléfono para “saludarme”- inmediatamente en mi cabeza se formaron las palabras visita de pastoreo– y me dijeron que si podían hacer videollamada. Recuerdo que sonreí y me enderecé un poco y les dije NO, mientras al otro lado de la línea sentía su perplejidad y un silencio incómodo. Titubeante el anciano que tenía el auricular me dijo: ¿No?  Y yo: Así es NO. 

No se imaginan el empoderamiento que sentí en ese momento y que siento ahora, pues comprendí que los ancianos -como cualquier persona- tienen únicamente el poder que uno desee darles, por tanto entendido ese punto, mi miedo hacia la opinión que ellos tuvieran de mí o de lo que pudieran hacerme comenzó a difuminarse y pude ponerle punto final.

Asi que la raíz de todo miedo estaba en mi cabeza, yo sola me estaba encerrando en una jaula mental invisible que no me dejaba ser feliz.

De tal manera que tuve que aceptar que solamente yo era la única que podía sacarme adelante, nadie mas. Además no me encontraba sola, me di cuenta que había muchas personas en la misma situación que la mía, con ese temor hacia el futuro. Porque cuando fuimos testigos de Jehová, se nos inculcó la creencia en un mundo pacífico en donde no habría individuos malvados, no habría problemas de ninguna índole, ni enfermedades ni vejez ni muerte y que la tierra estaría llena de adoradores de Jehová. Agradezco a todos ellos pues con sus experiencias de vida me ayudaron a salir adelante y a renacer de las cenizas.

Entonces con ese prisma de felicidad que me pintó la secta, es como quería seguir enfocando mi vida y caí varias veces en episodios de depresión ya que la vida real no encaja con ese mundo feliz que dibuja la JW.

En este punto en el que me encuentro ahora, entiendo que debemos de perderle el miedo a vivir. Tenemos todo para ser felices en medio de las circunstancias de vida por las cuales nos tocó vivir, sin importar lo difíciles que estas lleguen a ser. Esta es la vida real: la que tiene sus alegrías y sus tristezas, la que tiene sus triunfos y fracasos, la que te llega y debes de atesorarla porque es tuya, porque es tu experiencia que te hará una persona más fuerte y sabia.

Así que perdámosle el miedo a vivir, no todo es alegría… también hay llanto y dolor pero de nosotros depende como será nuestro paso por la misma.

Aimée Padilla.

La mala costumbre de no citar las fuentes de información

Por Charles Fiasco Rusell

Cuando tuve que hacer mi tesina para graduarme de la licenciatura, una de las cosas que más me costó trabajo fue aprender a buscar información y citarla correctamente para sustentar mis argumentos, el famosísimo estilo APA. Al principio me preguntaba ¿por qué tanta insistencia con las fuentes de información? ¿por qué mi asesor me hace demasiadas observaciones sobre mi argumentación? También se me hacía énfasis en que las fuentes que citara no tuvieran más de 10 años de antigüedad.

Fui entendiendo que una tesina es un trabajo de investigación, no se trata solamente de lo que yo opine sobre el tema, sino de cómo lo que han escrito otros autores me ha ayudado a sustentar mis descubrimientos, mi asesor me decía “debes citar correctamente las fuentes, es imposible que a ti se te haya ocurrido lo mismo que a otro autor, con las mismas palabras”. Por otro lado, la watchtower tiene la arrogancia de creer que ellos inventaron todo… que desde el siglo II hasta que apareció Rusell y compañía el cristianismo estaba en completa oscuridad.

Desdeñan todo lo que escribieron apologistas importantes, los padres de la iglesia, los iniciadores de la reforma, se adjudican como propias las afirmaciones de otros. Todo lo que escribieron Agustín de Hipona, Ireneo de Lyon, Tomás de Aquino, Lutero, Calvino, Spurgueon, prácticamente en toda la historia del cristianismo han existido pensadores importantes, pero esto no importa, lo que importa para ellos es lo que escribieron Franz y Rusell.

Pero el cuerpo gobernante no solo piensa que ellos mismos redescubrieron el cristianismo, cuando un erudito parece apoyar sus puntos de vista lo citan como fuente de autoridad. Un par de ejemplos exhibidos en el libro En busca de la libertad cristiana de Raymond Franz:

• Sobre el uso de la sangre “En su esfuerzo por aportar apoyo médico que sostenga sus puntos de vista sobre la sangre trasplantada como un alimento para el cuerpo, las publicaciones de la Watch Tower siempre han recurrido a citas de alguna fuente médica de siglos pasados, tales como las del francés Denys del siglo XVII. (Vea por ejemplo, La Atalaya del 15 de abril de 1985, página 13.) No pueden citar a una sola autoridad moderna en apoyo de sus ideas.

• La organización cita como autoridad al Profesor Howard para justificar sus inserciones del nombre “Jehová” en el nuevo testamento, en una carta el mismo profesor comenta “Los Testigos de Jehová han sacado demasiado de mis artículos. Yo no apoyo sus teorías.”

En todas las publicaciones que he leído de la organización solamente en 5 de ellas he logrado encontrar una bibliografía decente, entre ellos el libro Evolución, el libro Creación, y el folleto ¿Debería usted creer en la trinidad?, fuera de ahí, vemos que rara vez citen adecuadamente sus fuentes de información. Pienso que la razón por la que sí incluyen bibliografía en las publicaciones que comento es porque van dirigidas a un sector más escéptico, que no tan fácil les va a creer sus fantasías mentales, a excepción de Rolf Furuli creo que no ha habido nunca eruditos testigos de Jehová.

Peor aún, se atreven a citar como fuente de autoridad ¡otras atalayas!, los libros pastoreen está repleto de referencias de atalayas como fuente de autoridad, eso hace que los ancianos no sientan la necesidad de argumentar al rebaño para convencerlo, con que citen una atalaya ellos sienten que hicieron su trabajo.

¿Qué propósito tiene citar nuestras fuentes de información en forma correcta?

• Dar crédito a las ideas ajenas que usemos en un trabajo.
• En un sentido amplio, unen un trabajo actual con uno anterior.
• Evitar el plagio.
• Identificar la publicación de la que fue tomado el tema o la idea referida en el texto.
• Facilitar la búsqueda de la fuente a los lectores del documento (para entender la idea, analizar los métodos empleados, localizar datos concretos).
• En general: para encontrar un documento en un catálogo de biblioteca, en una librería, en una base de datos y también para enlazar con documentos electrónicos.
información extraída de https://guiasbus.us.es/gestoresbibliogra…0concretos).

Pero alguien podría argumentar “es que las publicaciones de la organización no pueden catalogarse como trabajos de investigación”, veamos qué dice la organización :

• “En nuestros tiempos, los hermanos ungidos de Cristo se valen del Departamento de Redacción, ubicado en Brooklyn (Nueva York), para suministrar publicaciones bíblicas como revistas, folletos y libros, en forma impresa y electrónica. Este alimento espiritual, al igual que el físico, debe estar bien preparado. Hasta los escritores de la Biblia, que eran dirigidos por espíritu santo, se aseguraron de registrar datos exactos y bien documentados. Lucas, por ejemplo, habló con muchos testigos oculares e “investig[ó] todas las cosas desde el comienzo con exactitud” (Luc. 1:1-4).”

• Siguiendo este modelo, el Departamento de Redacción realiza investigaciones exactas, así que se asegura de buscar en fuentes confiables. Aunque en Internet se puede encontrar cómoda y rápidamente una vasta cantidad de información, nuestros investigadores no se basan en blogs ni en comentarios poco documentados escritos por personas desconocidas o sin autoridad en la materia. Por ejemplo, la enciclopedia en línea Wikipedia advierte que algunos artículos en su propio sitio web han sido objeto de vandalismo o contienen información errónea o no enciclopédica, y señala que los usuarios deben tener esto presente. Para no caer en inexactitudes, el Departamento de Redacción consulta obras acreditadas, artículos escritos por expertos reconocidos y libros de editores respetados.

Información extraída del Anuario del 2011 https://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/302011018

Al no citar adecuadamente sus fuentes la organización evita que sus miembros tengan pensamiento crítico, que puedan comparar el material original o saber de quién provino un entendimiento bíblico. ¿Dónde se aprende esta forma crítica de pensar y argumentar? ¡en las universidades! Es en la universidad donde se te enseña a citar, argumentar, a cuestionar tus afirmación, ¿entendemos ahora porqué el cuerpo gobernante desdeña la educación superior? Por estas razones podemos concluir que las publicaciones de la organización son una burla cuando se hacen llamar trabajos de investigación, solo son ideas que el día de mañana serán sustituidas por otra “verdad”.

“Hablemos de cosas edificantes”

En unos cuantos días se celebrarán las elecciones para diversos cargos políticos en mi país, así que es el tema obligado de conversación en todo lugar: ya sea en el trabajo, con los amigos o vecinos. Esto es estableciendo el escenario de personas normales conviviendo en sana retroalimentación; pero no puedo decir lo mismo con respecto al grupo de los testigos de Jehová.

Cuando fui parte de ellos siempre se nos decía en las Reuniones que debíamos de hablar de cosas positivas para estimularnos al “amor y a las  obras excelentes”, y no tengo nada que objetar al respecto pues de manera personal pienso que si no tengo nada bueno que opinar sobre una persona, mejor me ahorro el comentario siempre y cuando no me afecte de manera particular; sin embargo los miembros del grupo llevan este asunto  hasta los extremos que raya en lo absurdo, razón por la cual me sentí motivada a contar mi experiencia ya que lo que voy a contar se está replicando en estos momentos en las familias testigos de Jehová.

Sabemos muy bien que la marca que identifica a los testigos de Jehová de otros grupos religiosos es su predicación casa por casa (aunque en estos momentos de pandemia, la labor proselitista se encuentra detenida), así que debíamos de ser muy cuidadosos con lo que se platicaba entre puerta  y puerta  puesto que los amos de casa escuchaban nuestras conversaciones, así que se  nos hacía especial énfasis en hablar “cosas edificantes” para que las personas vieran que éramos distintos del mundo.

Hablar de cosas edificantes para un testigo de Jehová se traduce en hablar de cuantos estudiantes de la Biblia tiene, de cuando conoció “la verdad”, de cuantas canciones del Reino se sabe ó si ya leyó el texto del día. De tal manera que esa es la única plática que es  bien vista por los adeptos mas fanáticos.

Pero solo hablar de “cosas edificantes” llega a ser sumamente agotador así que la salida al servicio del campo puede empezar muy bien, hablando de lo que se leyó en tal revista ó alguna experiencia de Asamblea, pero al pasar de las horas los temas de conversación se acaban y los hermanos en cuestión comienzan a hablar de otras cosas.

Ese fue mi caso, salí a predicar un día sábado y ya no sabía de qué otra cosa hablar, ya habíamos hablado de todo lo anteriormente expuesto y se me ocurrió hablar de las próximas elecciones presidenciales y que ninguno de los candidatos se veía honesto. La hermana que ese día me tocó de compañera, era una precursora regular de lo más fanática entonces me dijo en ese momento:

  • Hermanita, no es correcto que estemos tratando ese tipo de temas que no nos edifican, no es bueno que nos involucremos en la política, además los amos de casa están muy al pendiente de lo que hablamos ¿qué crees que opinen de nosotras si nos escuchan hablar de eso? Recuerda que somos  neutrales y que no somos parte de este mundo.
  • Disculpe hermana, tiene razón, es que ya no supe de qué mas platicar. Gracias por hacerme la observación
  • Gracias a Jehová hermana.

Me quedé fría… sentí en ese momento que me caía un balde de agua helada pues inmediatamente me invadió el sentimiento de culpa. Ya después la hermana empezó a hablar de la nueva música que ahora tenía la JW

Ahora que lo veo en retrospectiva, me doy cuenta de lo absurdo de la situación ya que la hermana en cuestión magnificó un asunto trivial, pues el control que tiene la Organización sobre sus adeptos, hace que entre ellos se comporten como policías del pensamiento, frenando la forma de pensar que se sale de los parámetros establecidos por ella.(De hecho ni siquiera puedes expresar molestia hacia algún hermano porque estaríamos contristando el espíritu de Jehová) Y lo peor del caso es que me disculpé y agradecí su “bondadosa reprensión”.

Esta manera de hablar de ellos, siempre de forma positiva se le conoce como “efecto Pigmalión” que es la “capacidad de influir en otra persona  por medio del lenguaje, es una técnica psicológica capaz de producir efectos trascendentales en nuestros prójimos”

Referencia:

https://es.wikipedia.org/wiki/Efecto_Pigmali%C3%B3n

Esta técnica se aplica en distintos ámbitos, ya sea en el educativo, laboral, social y familiar. Así que la secta condiciona el comportamiento de los adeptos, utilizando siempre ese lenguaje positivo (más bien yo lo llamaría pasivo-agresivo), en donde supuestamente está muy preocupada por el bienestar de la persona y la va dirigiendo hacia donde desea mediante su forma de expresarse.

Por poner un ejemplo, si se desea que haya mas precursores regulares en una Congregación, la secta manda cartas animando a los hermanos “por su amor al prójimo y que Jehová abrirá las compuertas de los cielos llenándolos de bendiciones, que Jehová espera tanto de ellos porque sabe que son su pueblo escogido”

El adepto al escuchar esas palabras  cumple las expectativas de la secta pues esta, astutamente lo hace creer que es Jehová quien desea sea precursor regular, o que done mas dinero, o que cultive el don de la soltería, etc.  Y aunque no tenga ni la salud, ni los recursos para encajar en el perfil que se requiere para determinada labor, el testigo de Jehová hará hasta lo imposible por cumplir con metas por demás inalcanzables.

No tiene nada de malo hablar del tema que se desee ¡Somos libres de ejercer nuestro derecho de pensar, de opinar, de cuestionar!

Nos respalda el artículo 18 de la Declaración Universal  de Derechos Humanos de la ONU, que dice:

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia

Así que amigo testigo de Jehová que me lees, no tiene nada de malo hablar de lo que desees, ya sea para externar un punto de vista o cuestionar alguna creencia que no entiendas. La Organización JW no desea que ejerzas ese derecho fundamental que tienes como ser humano, ya que sabe que si utilizas tu pensamiento crítico, perderá todo el control que tiene sobre ti.

Al inicio de mi texto hablé sobre las próximas votaciones en mi país, pero no significa que esté apoyando a algún partido en especial, simplemente es un ejemplo de que puedes hablar del tema que desees sin que alguien censure tu opinión.

Utilizar tu libertad de pensamiento no significa que serás mala persona, esa idea la ha grabado a punta de diamante la Watchtower en tu mente y corazón para infundirte un miedo mórbido a desagradar a Dios.

Te propongo algo: hablemos entonces de cosas edificantes y haz una lista de todo lo que tienes y no estoy hablando de cosas  materiales. Te vas a dar cuenta de lo afortunado que eres por estar vivo y que cada día que pasa, es uno más que te regala la vida.

Siéntete feliz con cada amanecer, con la caricia de tu esposa, de tu esposo, de tus hijitos, de tus padres y demás seres queridos. Habla de lo lindo que es estar al lado de ellos y de lo afortunado que eres por vivir en esta época en que tenemos las facilidades que nos han dado los avances en la ciencia y tecnología.

Y sobre todo, siéntete feliz por darte la oportunidad de hablar y pensar cualquier tema que para ti sea edificante y te llene el corazón.

Me siento agradecida porque me permitas llegar a ti a través de mis palabras y pueda  compartir contigo el día de hoy, lo que para mí es edificante.

Aimée Padilla

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.