Blog

La barba y el Jesús gringo de Rutherford

Por Israel Gless

Entre los Testigos de Jehová es raro encontrar miembros que usen barba.
En las publicaciones que distribuye la Watchtower no se encuentra ninguna prohibición clara de su uso, sin embargo, sí existen citas que se utilizan como ejemplo para evitarlas.

El pastor Charles Taze Russell, conocido como el fundador de los estudiantes de la biblia, usaba una barba blanca.

El anuario de 1975 página 53 dice «“El pastor Russell, alto, erecto y con barba blanca, cruzó la plataforma sin introducción, levantó la mano, y su cuarteto doble del Tabernáculo de Brooklyn cantó el himno: ‘El día de alegría de Sión.’”.
Muchos de sus seguidores optaban por usar un estilo similar de barba.

Después de la muerte de Russell, J.F. Rutheford toma el mando introduciendo algunos cambios, entre ellos que algunos miembros afeitaran sus barbas. Rutherford quería ser diferente a Russell

El anuario de 1974 página 97 comenta este hecho: «Por esa razón el hermano Balzereit le pidió permiso al hermano Rutherford para comprar una rotativa. El hermano Rutherford vio la necesidad que existía y concordó, pero con una condición. Él había notado que con el transcurso de los años el hermano Balzereit se había dejado crecer una barba muy similar a la que había llevado el hermano Russell. Su ejemplo pronto tuvo seguidores, porque había otros que también querían parecerse al hermano Russell. Esto pudiera hacer que surgiera una tendencia hacia la adoración de criaturas, y el hermano Rutherford quería evitar esto. Por eso, durante su siguiente visita, a oídos de toda la familia de la Casa Bíblica le dijo al hermano Balzereit que podía comprar la rotativa, pero solo a condición de que se afeitara la barba. El hermano Balzereit concordó tristemente y después se afeitó. Durante los días siguientes hubo varios casos de identidad confundida y algunas situaciones chistosas debido al “extraño” a quien a veces no reconocían sus compañeros de trabajo».

En los años siguientes, la Watchtower explicó este suceso de una manera diferente. La revista despertad del 22 de enero del año 2000 página 24 dice: «A la caída del Imperio romano, sin embargo, se impuso nuevamente la barba, y se siguió llevando por unos mil años, hasta la segunda mitad del siglo XVII, cuando se puso de moda afeitarse. La imagen del hombre bien afeitado predominó durante todo el siglo XVIII. Pero, en la segunda mitad del siglo XIX, el péndulo empezó a oscilar otra vez hacia el lado contrario. Por ello, en las fotografías se ve a C. T. Russell (primer presidente de la Sociedad Watch Tower) y a su hermano cristiano W. E. Van Amburgh con barbas recortadas y bien arregladas, según el estilo digno y apropiado de la época. Y a principios del siglo XX, la costumbre de afeitarse resurgió una vez más, y su popularidad se ha mantenido en la mayoría de los países hasta nuestros días».

Russell había presentado a Jesús en el Foto-drama de la creación con barba, esa imagen aún permanecía en la imaginación de los estudiantes de la biblia. Sin embargo, tras su muerte el nuevo presidente cambia radicalmente el aspecto de Cristo, que lo muestra afeitado y de cabello corto. Esta postura se mantuvo por varias décadas.

Este hecho no pasó desapercibido por los lectores de las publicaciones de la sociedad. Algunos no dudaron en ponerse en contacto con la central para que aclarasen esta cuestión

En la sección pregunta de los lectores de la revista Atalaya de 1954 del 15 de agosto página 511 leemos:

«La imagen tradicional de Jesús lo muestra con el pelo largo y barba, pero las publicaciones de la Watch Tower lo ilustra sin barba y con el pelo corto. ¿Cuál es la correcta?.
La revista explica que es simplemente porque la biblia no dice que aspecto tenía Jesús. Además toma como referencia hallazgos arqueológicos con grabados antiguos de Jesús. La misma revista sigue diciendo:
«Según lo publicado en «The Illustrated London News» del 1 de octubre de 1949, se muestra una cruz con un joven clavado en ella, sin barba y con el pelo corto, para representar «a Cristo crucificado, pero triunfante.»Ya que la Biblia no describe la apariencia facial de Jesús o indica que tenía una barba larga, seguimos la evidencia arqueológica más antigua en lugar de la vista más tradicional que hace a Jesús parecer afeminado, cetrina y santurrón».

Una década después, esto vuelve a inquietar a los lectores de la Atalaya. En la sección pregunta de los lectores del 1 de septiembre de 1968 página 543 leemos:

«Cuando Jesucristo fue hombre en la Tierra, ¿usó barba?».
«La prueba bíblica es el testimonio más confiable que puede hallarse sobre esta pregunta, y un reciente repaso cuidadoso de lo que ésta dice indica que Jesús sí tuvo barba.
Justino Mártir, Orígenes, Clemente de Alejandría y otros, claramente indican que no existía en su tiempo registro satisfactorio de la semejanza física de Jesús y de los apóstoles. Agustín, escribiendo aproximadamente en 400 E.C. (De Trinitate, VIII, 4), dijo que cada hombre tenía su propia idea de la apariencia de Cristo, y los conceptos eran indefinidos.

No obstante, como ya se mostró, es patente que Jesús sí usó barba, y por eso las representaciones artísticas de él en futuras publicaciones de la Watch Tower armonizarán con la prueba bíblica en ese sentido».

La Atalaya de junio de 2013
representa a un
pirata que afeita su barba
para estudiar la biblia.Si bien es cierto, hoy en día hay pocas referencias en las publicaciones de la sociedad Watchtower para evitar el
uso de la barba de manera explicita.

Por ejemplo, en la década de 1960 se dio a entender que el uso de la barba estaba reservado para el futuro en el paraíso.

La atalaya del 1 diciembre de 1962 página 733 dijo lo siguiente:

«Asimismo es posible emplear tiempo especulando sobre asuntos con respecto al futuro. ¿Usarán barba otra vez los hombres?.

La Atalaya del 1 de septiembre de 1968 página 543 dijo: «Hoy los ministros cristianos, como los cristianos primitivos, se interesan en la nitidez y en la limpieza, pero se esfuerzan por vestirse de manera inconspicua, para que su apariencia de ninguna manera le quite mérito o dignidad o a la eficacia del mensaje que llevan. En años recientes en muchos países una barba o el cabello largo en un hombre atraen atención inmediata y pueden, en la mente de la mayoría, clasificar a tal persona indeseablemente con los extremistas o como rebeldes en contra de la sociedad. Los ministros de Dios quieren evitar el causar cualquier impresión que quitara la atención de su ministerio o impidiera que alguien escuchara la verdad.

En el paraíso restaurado en la Tierra no sería incorrecto el que los hombres volvieran a usar barba, de manera perfecta, como Adán en Edén».

Es común encontrar ejemplos o experiencias de personas que al empezar a estudiar con los Testigos de Jehová afeitaron su barba.

«Él también tenía el pelo hasta los hombros, una barba completa y una típica indumentaria de hippie.
“Quedó favorablemente impresionado en la asamblea por la manera en que fue tratado y por la información que oyó. Inmediatamente comenzó a estudiar con los Testigos y a asistir a toda reunión de la congregación local.
“En dos meses, la claridad de las enseñanzas bíblicas le hizo afeitarse la barba, cortarse el pelo y vestirse de manera apropiada»
despertad 22 de junio de 1970 página 15

«Me afeité la barba y me corté el cabello, y Sue se compró algunos vestidos. Cuatro meses después nos casamos, y en abril de 1976 nos bautizamos en señal de nuestra dedicación a Dios».
despertad diciembre de 2007 página 24

«Abandoné las borracheras y las drogas, me corté el pelo, me afeité la barba y dejé de vestirme solo de negro. Cuando le dije a Sussan que quería cortarme el pelo, ella no pudo resistir la curiosidad y me dijo: “Voy a ir contigo al Salón. Quiero ver qué hacen allí”. Quedó muy complacida y no tardó en comenzar a estudiar la Biblia también. Con el tiempo nos casamos, y en 2008, ambos nos bautizamos como testigos de Jehová».
La atalaya 1 de abril de 2012 página 15

Connotación negativa de usar barba:
despertad diciembre 2010 «Desde su temprana juventud se había dejado crecer la barba, y puesto que en la comunidad comercial había individuos que tenían barba, pensó que al ir con barba a predicar a otros tendría aceptación general.
Pero al hablarle a una señora no pudo hacer más que presentarse cuando ella dijo: “Lo siento, joven, no quiero tener nada que ver con las revueltas estudiantiles.” No hubo ninguna cantidad de explicaciones que bastara después de esto para eliminar la mala impresión. Después de haberse terminado la conversación, cuando ella cerró la puerta, él le preguntó al Testigo experimentado qué había sucedido. Se le invitó a considerar su apariencia con relación a lo que alegaba ser, un siervo de Dios. No queriendo ser responsable de causar tropiezo ni siquiera a una sola persona de modo que perdiera el camino a la vida eterna, este nuevo publicador del Reino se rasuró la barba». La atalaya del 1 de enero de 1976 página 21

Esta es tan solo otra
manera de como el cuerpo gobernante controla a los testigos de Jehová hasta en lo màs personal de sus vidas.

El monje zopilote

Cuento corto autoría de Aimée Padilla

Matilda despertó de golpe aquella mañana, la claridad entró con toda intensidad en su habitación como un campanazo que te devuelve a la realidad. Consultó su reloj y se percató que se le había hecho tarde para el trabajo.

Bajó medio dormida hacia la cocina y se preparó una humeante taza de café que fue despertando cada parte de su cuerpo. Su perro Bob la miraba con la cabeza ladeada esperando pacientemente junto a su plato

Bob no me mires así, yo tampoco he comido nada aún.

Bob era un fox terrier ratonero que había rescatado el verano pasado; su dueña se había mudado dejándolo encerrado en la casa. El pobre animal estuvo aullando 3 días seguidos y fue cuando ella decidió investigar el paradero de la mujer, al ver que había dejado a Bob intencionalmente encerrado para que muriera, decidió abrir la casa y sacarlo de una muerte segura. Al principio el perro no confiaba en Matilda, pero con mucha paciencia y cariño consiguió que Bob permitiera se le acercara.

Abrió un sobre de comida y se lo sirvió a Bob quien lo olisqueó antes de probarlo.

– Vaya que eres exigente, ya sabes que el veterinario te mandó ese alimento porque estás pasado de peso.

Matilda era de ese tipo de personas que suelen hablar con sus mascotas, sabía que la gente pensaba que estaba chiflada pero eso la tenía sin cuidado. Se estiró para desperezarse y pensó “no tiene caso que corra, de por sí llegaré tarde”.

Encendió el televisor para ver las noticias y se dio cuenta que era sábado.

– ¿Sábado? con razón no sonó la alarma, en serio que no sé en qué día vivo.

Se puso las gafas y se arellanó en el sillón mientras Bob se tendía a sus pies. Tomó su pluma y su cuaderno y empezó a anotar las actividades que realizaría en el día. Era una mujer muy metódica que prefería seguir llevando sus registros de  manera analógica pues no confiaba del todo en la tecnología. Le encantaba sentir como el plumín se deslizaba con soltura en las hojas punteadas de su libreta.

Pasaron 10 minutos de haberse sentado cuando la sala comenzó a oscurecerse… así como cuando hay un eclipse y escuchó un fuerte aleteo que provenía de afuera. Se sobresaltó por ese motivo y decidió asomarse por la ventana.

Con gran asombro y terror, vio cientos de pájaros negros que se posaban en la barda de la casa; no hacían nada simplemente estaban allí parados sin hacer ningún ruido.

– ¿Pero qué demonios es esto?

Abrió la puerta y los pájaros la miraban con curiosidad. Matilda se estremeció al ver tantas aves paradas en su  barda. Miró hacia arriba y vio que en el tejado también había más pájaros negros. La gente pasaba por la calle y no prestaba atención a ese fenómeno inusual.

Bob entra a la casa.

Pero Bob salió al jardín sin prestar atención a los pájaros y eso se le hizo muy extraño ya que el perro por su naturaleza, era enemigo de las aves y cuando las veía les ladraba sin parar. 

– Buenos días Matilda -dijo con alegría su vecina Julia

– Buenos días…-dudó en preguntar sobre las aves, ya que Julia parecía  no percatarse de ellas, no podía ocultar la sorpresa que le causaba todo aquello

-¿Sucede algo? 

-Creo no es mi día, no he estado durmiendo bien.

-Ya lo creo a mí me ha pasado lo mismo últimamente.

-Julia disculpa te haga una pregunta que tal vez te parezca un tanto extraña pero… ¿Acaso no viste hace unos minutos como que se oscurecía el día… como cuando hay un eclipse?

-Julia la miró con suspicacia y le dijo:

-Me temo que no… ¿viste que se oscurecía el día? – y volteó la cabeza hacia el radiante sol que les caía a plomo.

-Es lo que te digo… que no he estado durmiendo bien. 

¿Cómo le podía preguntar ahora sobre los pájaros? Si claramente podía percibir que Julia no veía nada, ni Julia ni Bob, ni la gente que pasaba por la calle. Volvió a mirar hacia la barda y allí seguían los pájaros mirándola con mucha atención, sin gorjear siquiera, sin moverse, parecían pequeñas gárgolas que esperaban una orden para entrar en acción.

-Tal vez eso sea querida Matilda, la falta de sueño nos hace muy mal. Deberías tomarte unas vacaciones.

-Sí, eso haré… gracias por el consejo.

-Si querida, nos vemos mas tarde, tengo que ir de compras

-Desde luego, lindo día.

Julia pasó junto a la barda de Matilda sin hacer el menor comentario de los cientos de pájaros que seguían inertes. Miró a su alrededor antes de entrar nuevamente a la casa.

-Vamos Bob, entra – el perro obedeció meneando la cola alegremente.

El interior de la casa se había oscurecido… o al menos esa era la impresión que Matilda tenía, tal vez su imaginación le estaba jugando una broma pesada, era imposible que nadie  mas que ella pudiera ver a esos animales emplumados.

De repente, del exterior se escuchó un estruendoso sonido metálico, parecido al que hace un gong y las paredes retumbaron. Matilda pegó un fuerte grito mientras Bob la miraba con extrañeza. Corrió asustada hacia un rincón de la pared y con mucho temor miró hacia el exterior; y para su sorpresa los pájaros habían desaparecido.

No pudo contenerse y salió al patio para cerciorarse de que los pájaros se hubieran ido… Efectivamente los pájaros de la barda ya no estaban; volteó hacia la casa y con gran estupor vio que todos se habían concentrado en la azotea, sintió que las piernas no la podían sostener mas y se desvaneció quedando sentada como ida mirando fijamente como las aves se habían puesto en corrillo en torno a algo que ella no alcanzaba a ver.

Bob ansioso, ladraba a su dueña y gimoteaba lastimosamente porque sentía que algo le pasaba a Matilda, así que ella lo abrazó para poder tranquilizarse un poco. ¿Qué le estaba sucediendo?  ¿Qué eran esas alucinaciones que no tenían explicación?  De repente, nuevamente el sonido del gong la hizo saltar, se tapó los oídos y repetía “estoy soñando, debo de estar soñando”

Uno de los pájaros se separó del corrillo y voló hacia su regazo mirándola fijamente, Matilda asustada  le dijo:

-¡Vete de aquí! ¡Déjame en paz! – pero el pájaro no se iba. Ella temía siquiera tocarlo, tan solo se alejaba pero el ave seguía en el mismo lugar.

La gente que pasaba, empezaba a detenerse para mirar la escena de Matilda arrastrándose por el jardín gritando a la nada, y al perro Bob gimoteando sin control. Los vecinos comenzaron a salir de sus casas alertados por los gritos de Matilda, así que sobreponiéndose al terror se paró y entró a la casa a trompicones seguida de Bob, mientras el pájaro retomó el vuelo para posarse nuevamente en la azotea.

El interior de la casa se había puesto más lúgubre… la televisión seguía dando las noticias totalmente ajena a la extraña experiencia de Matilda, de hecho la temperatura había descendido y comenzaba a tener frío. Cerró puertas y ventanas porque tenía la desagradable sensación de que ese algo que ella no alcanzó a ver, muy pronto se pondría en contacto con ella. 

Cuando estaba a punto de cerrar la puerta de la cocina, uno de los pájaros negros (o quizá el mismo que se posó en su regazo) se coló por la puerta y se paró en la encimera mientras hacía un pequeño ruido de gorjeo. Matilda corrió horrorizada hacia su recámara pero otro pájaro le cerró el paso, o al  menos eso creyó ella pero el pájaro no la atacaba, tan solo la  miraba parado al pie de la escalera, así que Intuyó que esos pájaros querían comunicarse.

-¿Qué quieren de mí?

El pájaro que entró por la cocina dio unos pequeños pasos hacia el patio y la volteó a ver, como invitándola a salir al exterior, mientras que el pájaro que estaba al pie de la escalera voló y se unió al otro para mostrarle el camino.

-¿Quieren que los siga?

Matilda pensó que debía estar loca pero le pareció escuchar en su mente que los pájaros le decían que tenía que ir a la azotea.

Bob quédate aquí, ahorita regreso. 

Cerró la puerta de la cocina para que el perro no la siguiera y subió por la escalera del patio que daba a la azotea. Mientras iba subiendo, vio como los pájaros la observaban con  mucha atención siendo mudos testigos de la misteriosa escena que tan solo Matilda veía. Una vecina que tendía la ropa vio como la joven subía las escaleras; no le pareció que hubiera nada extraño y continuó con sus labores domésticas.

Al llegar a lo alto vio de lo que se trataba, los pájaros estaban rodeando a un ave de mayor envergadura pero que tenía un ropaje negro con capucha, se le asemejó a la vestimenta de un monje. Conforme ella avanzaba los pájaros se abrieron para que ella pudiera acercarse al que claramente era el líder. Extrañamente todo el terror que había sentido desapareció, estaba cautivada por la penetrante mirada de fuego del zopilote quien se comunicaba con ella a través del pensamiento.

-He venido por tí

-¿Perdón?

-Eres la elegida

-¿Elegida?

-Es normal que no lo recuerdes, pero es hora de partir.

-¿Partir hacia donde?

-Ya lo verás, vamos que se  hace tarde.

-Espera ¿Qué será de Bob? Además no se quien eres, como me  voy a ir solo porque tú lo dices -dijo ella en tono obstinado, sintiéndose sumamente ridícula por estar hablando con un pájaro carroñero de capucha negra.

Bob encontrará a alguien así como tú lo rescataste, esa es la misión de él. La tuya la sabrás muy pronto. No todos pueden verme solo unos cuantos a quienes se elige de antemano. Perdona si soy tan parco pero no nos queda mucho tiempo, el portal está a punto de  cerrarse.

-Matilda dio media vuelta y se alejó a toda prisa del lugar; bajó las escaleras con todas las fuerzas que le daban sus piernas mientras se repetía «¿portal? ¿elegida? ¿Bob tiene una misión?» y de repente, todo se tornó de color negro.

Pasaron 3 días y  la casa de Matilda tuvo que ser abierta por la policía pues el perro Bob no paraba de aullar. Fue un caso muy extraño que salió en las noticias, ya que la casa estaba cerrada por dentro, la televisión encendida, su cuaderno de notas en el sofá, una taza de café a medio terminar pero no había rastros de la propietaria por ningún lado. Los detectives interrogaron a varios vecinos, éstos dijeron que era una chica tranquila que no se metía con nadie, incluso una vecina testificó que había visto a Matilda subir a la azotea y que era la última vez que la habían tenido noticias de ella.

-Pobre Bob -dijo Julia mientras cargaba al pequeño terrier- No puedo creer que Matilda te abandonara… ven a mi casa, espero que muy pronto ella regrese o cuando menos sepamos lo que le pasó.

El pequeño perro miró a Julia con sus redondos ojos y se acurrucó entre sus brazos; se sintió cómodo y reconfortado, sabiendo que su nueva misión acababa de empezar.

Crédito de la imagen: tomada de internet

Deja ir a la gente que no está lista para amarte

Palabras atribuidas al actor Anthony Hopkins

Deja ir a la gente que no está lista para amarte. Esto es lo más difícil que tendrás que hacer en tu vida y también será lo más importante. Deja de tener conversaciones difíciles con personas que no quieren cambiar. Deja de aparecer para las personas que no tienen interés en tu presencia. Sé que tu instinto es hacer todo lo posible para ganar el aprecio de los que te rodean, pero es un impulso que roba tu tiempo, energía, salud mental y física.

Cuando empiezas a luchar por una vida con alegría, interés y compromiso, no todo el mundo estará listo para seguirte a ese lugar. Eso no significa que tengas que cambiar lo que eres, significa que debes dejar ir a las personas que no están listas para acompañarte.

Si eres excluido, insultado, olvidado o ignorado por las personas a las que les regalas tu tiempo, no te haces un favor al seguir ofreciéndoles tu energía y tu vida. La verdad es que no eres para todo el mundo y no todos son para ti.

Esto es lo que hace tan especial cuando encuentras a personas con las que tienes amistad o amor correspondido. Sabrás lo precioso que es porque has experimentado lo que no lo es.

Cuanto más tiempo pasas tratando de hacerte amar por alguien que no es capaz, más tiempo pierdes privándote de la posibilidad de esa conexión con alguien más.

Hay miles de millones de personas en este planeta y muchas de ellas se van a encontrar contigo, a tu nivel de interés y compromiso.

Cuanto más sigues involucrado con personas que te utilizan como cojín, una opción de segundo plano o un terapeuta para su sanación emocional, más tiempo te alejas de la comunidad que deseas.

Tal vez si dejas de aparecer, no te busquen. Tal vez si dejas de intentarlo, la relación termine. Tal vez si dejas de enviar mensajes, tu teléfono permanecerá oscuro durante semanas. 

Eso no significa que arruinaste la relación, significa que lo único que la sostenía era la energía que solo tú dabas para mantenerla. 

Eso no es amor, es apego. ¡Es querer dar una oportunidad a quien no lo merece! Tu mereces mucho, existe gente que no debe estar en tu vida, te darás cuenta.

Lo más valioso que tienes en tu vida es tu tiempo y energía, ya que ambos son limitados.  A lo que le des tu tiempo y energía, definirá tu existencia.

Cuando te das cuenta de esto empiezas a entender por qué estás tan ansioso cuando pasas tiempo con personas, en actividades, lugares o situaciones que no te convienen y no deben estar cerca de ti, te roban energía.

Empezarás a darte cuenta que lo más importante que puedes hacer por ti mismo y por todos los que te rodean es proteger tu energía más ferozmente que cualquier otra cosa.

Haz de tu vida un refugio seguro, en el que solo se permiten personas “compatibles” contigo.

No eres responsable de salvar a nadie. No eres responsable de convencerles de mejorar. ¡No es tu trabajo existir para la gente y darles tu vida!

Porque si te sientes mal, si te sientes obligado, serás la raíz de todos tus problemas por tu insistencia, temiendo que no te devuelvan los favores que has concedido. Es tu única obligación el darte cuenta que eres el amo de tu destino y aceptar el amor que crees merecer.

Decide que te mereces una amistad real, un compromiso verdadero y un amor completo con personas saludables y prósperas. Luego espera y mira lo mucho que empieza a cambiar todo y cambiará, eso es seguro, con gente positiva y de buena energía, no pierdas el tiempo con gente que no vale la pena, el cambio  te dará el amor, la estima, la felicidad y la protección que te mereces.

Anthony Hopkins

Un domingo cualquiera

El pasado domingo estaban transmitiendo por televisión una película que a mi papá le gustaba mucho, así que lo visualicé en mi memoria  parado frente al  televisor  arreglándose para ir a la reunión. Mi mamá y yo siempre le ganábamos pues él se entretenía mirando la película, y así era su costumbre todos los domingos: llegaba tarde siempre por ese motivo.

Recuerdo que le reñíamos porque ¿cómo era posible que se tardara tanto viendo el programa que no era tan importante como asistir a la reunión?

Regresé al presente y sonreí con nostalgia rememorando mi vida anterior, siempre a las prisas sin tener tiempo para mí.

Cuando recién me salí de los testigos de Jehová un hermano me preguntó: ¿Qué haces ahora con tanto tiempo libre? Recuerdo que me quedé perpleja sin saber que responderle porque yo misma veía un inmenso vacío en mi vida envuelta en actividades relacionadas con los testigos de Jehová. Llevaba una rutina que se centraba en reuniones, estudio personal, predicación, revisitas, estudios bíblicos, lectura de la biblia y ahora todo eso había quedado atrás.

Debo admitir que sentí mucho temor los primeros meses de inactividad relacionada con mi anterior religión, porque esos vacíos que habían quedado debía de llenarlos con espacios creados por mis propios gustos, aficiones, intereses y necesidades.

Para mí los domingos fueron los más difíciles de sobrellevar, puesto que por fin podía pararme tarde y hacerme un café mientras veía las noticias, pero el sentimiento de culpa no me dejaba en paz. Pensaba: yo aquí en la casa y los hermanos ya deben de estar en el Salón del Reino. Y aunque suene absurdo, a pesar de que estaba convencida que  no deseaba volver a esa vida, en mi interior me sentía mal porque pensaba que realmente estaba desperdiciando mi domingo.

Veía a mis vecinos haciendo sus actividades cotidianas como ir de compras, hacer reuniones familiares siempre felices y sin un sentimiento de malestar, así que decidí empezar a trabajar en mí para arrancar de raíz la molesta costumbre de creer que la felicidad se encuentra en otra parte menos en mí misma.

Lo primero que hice fue sacar de mi guardarropa todo aquello que me recordaba esa vida que me hacía sentir mal y me hice de nuevas cosas que refrescaran mi entorno. Salí con amigas a las que antes les negaba un café o a una ida al cine. ¿y saben qué? Comencé a sentirme muy bien.

Ahora puedo sentarme y mirar un atardecer acompañada de una taza de café y un buen libro, puedo escuchar música o ver películas que antes consideraba no apropiadas, también pude hacer amistad con personas a las que no les di la oportunidad por el simple hecho de no ser del mismo sistema de creencias.

Es un deleite poder saborear por fin esa libertad de elección que me corresponde como ser humano.  Obviamente este es un proceso que lleva algún tiempo y no se da de la noche a la mañana. A mí me tomó casi 4 años poder sentirme cómoda con un domingo cualquiera. Así que hay vida después de los testigos de Jehová, eso se los aseguro, solo hace falta el deseo y la voluntad de ser libres.

Aimée Padilla.

Por qué me gusta escribir

Cuando era pequeña mi mamá me leía todas las noches antes de dormir un libro de cuentos  infantiles. Yo esperaba con anhelo la llegada de la noche porque me vería sumergida en las fascinantes historias narradas por Sherezade en las mil y una noches. Mi imaginación volaba por todas aquellas historias en las cuales me sentía la protagonista.

Al pasar el tiempo eché mano de los libros de mis padres  y me pasaba las noches en vela leyendo. Siempre decía “un capítulo más y me duermo” y cuando me daba cuenta era de madrugada.

Un  buen día me quedé sin libros que leer entonces pensé: ¿Y si las historias  las cuento yo? Mi cabeza bullía en un torrente de imágenes que se agolpaban en mi  mente y tenía una urgencia imperiosa de ponerlas en papel, así que tomé una libreta vieja y comencé a escribir. Mi primera historia se llamó “Una tarde de violetas”, todavía tengo guardado aquel papel amarillento por el paso del tiempo y con letra infantil.

Así que desde niña  he escrito, pero gracias a una querida amiga que me motivó a abrir mi blog es que decidí lanzarme a la aventura y permitir que otras personas leyeran mis historias.

Tengo historias de todo tipo pero me he enfocado a escribir sobre lo que viví con los testigos de Jehová a modo de catarsis.

Escribir es un viaje imaginario, puedo escaparme de casa e irme a vagar por el mundo en la comodidad de mi hogar, puedo viajar por el tiempo y el espacio, he visto criaturas fantásticas y conocido valles del pensamiento que se dividen en colores. He visto castillos y princesas, dragones y unicornios color pistache.

Escribir es terapéutico, íntimo y solitario que está destinado a un lector.  Estas abriendo tu alma y mostrándola a personas que no conoces pero que ellas pueden ver un destello de ti a través de tus líneas.

Cuando las palabras fluyen a través del teclado, siento una enorme emoción al ver como una idea inicial va tomando forma  y a modo de rompecabezas todo va encajando en la trama. Tengo la idea de como inicia y como termina la historia, así que el cuerpo de la misma se tiene que ir tejiendo como un artesano va creando una hermosa prenda. Se necesita mucha paciencia y  tiempo poder transmitir la palabra escrita que actualmente va decayendo en este mundo rápido, en donde las personas prefieren ver vídeos o películas a leer, pues leer les da pereza.

Me niego a que la palabra escrita muera, así que escribir es mi granito de arena para que hayamos cada vez más personas que contemos historias y el gusto por la lectura no decaiga si no que vuelva con la misma fuerza de antaño.

He leído un mismo libro en varias ocasiones, eso significa que el autor dejó tal impacto en mí que deseo nuevamente encontrarme con su universo y ser parte de él. Así que cuando escribo tengo ese mismo objetivo: dejar en el lector un buen sabor de boca y que de vez en cuando recuerden que leyeron mis escritos, o que algún artículo en especial les cale hondo y deseen compartir con otros la información.

Escribir es parte de mi esencia, es mi visión del mundo que deseo compartir con los demás, es acariciar lo más recóndito  del pensamiento y darle vida con cada plumazo de tinta electrónica en un fluir constante. Es diseñar un espacio paralelo que me  gusta tanto que deseo compartir la experiencia con los demás.

Escribiendo reflexiono, analizo, borro, reescribo y vuelvo a colocar en su lugar las palabras que considero apropiadas para poder transmitir correctamente la imagen que me he formado en la mente.

Mis historias cobran vida en imágenes, las cuales puedo ver como si de una película se tratara y  las voy narrando según las veo y las siento.

En este mundo frívolo en donde la lectura que se nos ofrece es vacía, escribir con ingenio tiene sus desafíos pues no sé a qué público podré llegar; tengo la intención de ser leída pero no siempre lo que escribo es del interés de todos, así que allí radica mi total entrega a ultranza por la libertad de pensamiento, porque quiero ser escuchada y tocar el corazón de quien me lee.

Me gusta escribir y lo seguiré haciendo por lo que me reste de vida, mis palabras seguramente continuarán en el tiempo aunque el mío se haya acabado.

Aimée Padilla.

Casarse solo en el señor

En esta ocasión trataré un tema del cual hablo desde la experiencia y es entablar una relación de noviazgo con alguien que no es testigo de Jehová. Mi artículo pretende explicar a aquellas personas que se han enamorado de un testigo de Jehová, todas las situaciones incómodas por las que tendrán que pasar si desean seguir adelante con la relación  ¿Realmente vale la pena?

Como bien es sabido el testigo de Jehová que busca una relación de noviazgo es con miras al matrimonio, y este debe de ser únicamente con un testigo de Jehová. Ellos se basan en la aplicación del texto de 1 Cor 7:39 que dice: “La esposa está atada a su esposo mientras él esté vivo. Pero, si su esposo se duerme en la muerte, está libre para casarse con quien quiera, siempre que sea en el Señor” (TNM)

Para el testigo de Jehová la expresión “Casarse en el señor” significa que el prospecto (a) sea un miembro bautizado.

Así que no importa qué tan buena, amable y honesta  sea la persona no testigo, para el testigo de Jehová no puede haber un “yugo desigual con los incrédulos”.

Sin embargo en el día a día conocemos a muchas personas, ya sea en la escuela o trabajo con quien un testigo de Jehová debe interactuar y en ocasiones surge el amor. Ese fue mi caso, conocí a un chico cuando estaba en el trabajo y de esa amistad nació el amor.

Nuestra relación no estuvo exenta de problemas, que diría yo eran el pan de cada día.

Conflictos iniciales

Cuando él me pidió que fuéramos novios, le dije que yo era testigo de Jehová, él se me quedó viendo con una expresión de desconcierto y me dijo: “¿Qué tiene eso de malo?”  Yo sentía que el mundo se me venía encima, pero realmente para una persona normal no debiera de ser un impedimento la religión que se profese siempre y cuando haya amor y profundo respeto hacia la creencia del otro.

Entonces le expliqué que el noviazgo dentro de los testigo de Jehová tiene una serie de requisitos, por ejemplo que no habrá sexo premarital, que debe de aceptar un curso bíblico, asistir a todas las reuniones y bautizarse.

Para él fue demasiado duro escuchar todo eso y me dijo que por mí haría todo lo que le pedía, menos andar de casa en casa, eso sí que no lo podría hacer porque desde su perspectiva era entrometerse en la vida de los demás y eso no lo haría.

Como era “mundano” no le dije a mis papás que estaba de novia con él, así que salíamos a escondidas, eso a él le molestaba muchísimo puesto que no estábamos haciendo nada malo. Un día un anciano nos vio en la calle y se lo dijeron a mis papás, así que  mi mamá me dio un “ultimátum”, tenía que “confesar” a los ancianos que andaba con un  mundano; si no lo hacía ella me acusaría. Así que presionada por ella fui y “confesé” . Me llevaron a la sala B con sus preguntas metiches de: ¿tuvieron sexo? ¿se besaron? ¿cómo lo conociste?. Situación por demás humillante por la que se tiene que pasar por el simple hecho de andar de novia con alguien que no es testigo de Jehová.

Conflictos posteriores

Siempre estaba deprimida, me sentía sucia e inmunda. Como estaba censurada no podía comentar en las reuniones y todos me señalaban. Para mí al igual que la mayoría de los testigos de Jehová, la “buena reputación” es sumamente importante; así que me la pasaba llorando y siento que a él le afectaba muchísimo, siempre tratando de consolarme y no entendía cómo era posible que si él estaba estudiando la Biblia yo me sintiera tan desdichada, porque en mi interior sentía que le había fallado a Jehová. Y la verdad era muy cansado tanto para él como para mí estar luchando con esos sentimientos de culpa que yo tenía. Mi manera de ver las cosas en la relación era sumamente tóxica.

Así que para alguien que esté pidiendo consejos sobre cómo sobrellevar una relación de pareja con un(a) testigo de Jehová, le diré que no hay una salida digna. Noviar con un testigo de Jehová es muy frustrante, debes de acoplarte a todas las directrices de la Organización.

 Tal vez fantasees y digas “Yo la voy a sacar de la Organización, le abriré los ojos, le haré ver que está metida en una secta coercitiva”, pero temo decirte estimado lector que es una falacia, son meras fantasías todos tus buenos deseos: la JW es un culto de alto control mental .

Lo mismo sucede con los PIMOS quienes en ocasiones preguntan ¿Cómo abrirle los ojos a una chica testigo de Jehová que les gusta? Mi consejo basado en  mi experiencia personal es: retírate antes de que el sentimiento crezca. Tampoco la engañes porque eso no es justo. O bien di que ya no crees en la Watchtower y que la persona testigo de Jehová decida si desea estar a tu lado. Se de muchos que se casan con ellas con la esperanza de que estando casados la harán despertar, y ni ellas despiertan, ni tampoco ellos pueden salir, siguen atrapados como PIMOS por los siglos de los siglos amén.

Desenlace

Llegó el día en que me pidió matrimonio y en vez de sentirme feliz, mi mente viajó al futuro y me vi a mi misma sola sentada en el Salón del Reino casada con un incrédulo. O sea toda mi vida giraba en torno a la secta, aunque seguía censurada me mantenía firme en mis principios de lo que para mí era “la verdad”. El nunca dio pasos para hacerse testigo de Jehová, así que en vez de ver su interior; aquel hombre que me amaba, tan solo en mi cabeza estaba la idea de que jamás lo vería vestido de saco y corbata dando discursos en la plataforma, así que le dije que no deseaba casarme con él.

En su momento sentí que me moría y él también pero ahora que lo veo en perspectiva, pienso que fue la mejor decisión, si me hubiera casado con él seguiría metida en la secta casi lo puedo asegurar, sufriendo por cosas tontas y tratando de convencerlo de convertirse al culto… dejando revistas por toda la casa con algún artículo que despertara su “interés”.  Él ahora está casado y tiene una linda familia.

Se de un chico que se enamoró de una testigo de Jehová, logró sacarla y ahora ambos viven juntos, pero es el único caso que conozco de “y vivieron felices para siempre”. En su mayoría siempre la secta triunfa porque es como ponerse con Sansón a las patadas, ya que el adepto confunde su devoción a Dios con las directrices que le marquen la interpretación de 8 individuos en Warwick NY.

Mi comentario final: Ningún amor compensará todos los sacrificios que implica meterte en una secta de alto control mental.

Aimée Padilla.

Para mayor información sobre la creencia de “Casarse en el señor”, consulte el siguiente enlace

https://www.jw.org/es/biblioteca/revistas/w20150315/casarse-solo-en-el-senor/

Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza

Por Charles Fiasco Rusell

¿Qué significa que el hombre haya sido hecho a la imagen y semejanza de Dios y Cristo? La organización WT argumenta que significa que podemos reflejar las cualidades de Dios, con lo cual ya estamos hechos a su imagen.

Pero ahora que lo pienso, ¿no están en ese sentido hechos de igual manera a la semejanza de Dios los ángeles? Pueden demostrar amor, poder, justicia y sabiduría incluso a mayor grado que el ser humano.

Para no irnos tan lejos, incluso los animales, demuestran estos 4 «atributos», así que ¿podríamos decir que estar hecho a la imagen de Dios y Cristo significa lo que la WT enseña? ¿Qué piensan otras denominaciones cristianas al respecto?

Ireneo de Lyon, pensador Cristiano de la primera mitad del siglo II, y por ende más cercano al cristianismo del siglo primero que cualquier otro pensador posterior, creía que el ser humano no era la culminación de la creación que Dios tenía en mente, sino que realmente era apenas el comienzo de la obra final que tenía en mente, hacerlo literalmente como Cristo, lo cual concordaría con el hecho de la esperanza Cristiana es ser como él en todo sentido, una nueva creación como lo dice el apóstol Pablo.

La WT argumenta que el propósito de Dios es que los seres humanos vivieran para siempre en la tierra, basándose en las palabras de Génesis «sean fructíferos, llenen la tierra», pero como argumenta Raymond Franz: creer que esas sencillas palabras engloban todo el propósito de Dios con respecto al hombre es pretencioso e infundado.

Otro argumento de la organización es que el diablo dijo una mentira al prometer a Adán y Eva que llegarían a ser como Dios al tomar del fruto prohibido, Ireneo de Lyon no creía que la perspectiva de llegar a ser como Dios fuera infundada, por el contrario, creía que lo que el diablo ofrecía realmente era una forma de evadir el proceso de crecimiento y formación del hombre, para llegar a ser un Dios sin depender del creador del universo.

La corbata y su origen

Por Israel Gless

Los testigos de Jehová de todo el mundo son identificados por su forma de vestir; los varones en especial hacen uso de la corbata como parte imprescindible de su vestuario. No celebran cumpleaños por ser supuestamente de origen pagano, pero ninguno de ellos se pone a pensar el origen de la corbata que usan de manera regular.

LA CORBATA COMO SÍMBOLO DE PROTECCIÓN

El “Tyet” es así como se le conocía al nudo de la diosa Isis que tenía aspectos que asemejaban a la corbata.

La diosa Isis conocida como “la señora de las pirámides” utilizaba un pañuelo anudado al cuello al que se le llamado “nudo de Isis”. De aquí que el icono de este nudo sea utilizado en la mayoría de joyerías, pero también se ve representado en el nudo de corbata que los hombres utilizan.

Los egipcios utilizaban el nudo de Isis cuando enterraban a sus difuntos.

La costumbre era realizar el nudo de Isis en el cuello del difunto para brindarle protección en la otra vida.

EL ORIGEN DE LA CORBATA (KRAVATA)

El origen de la Kravata viene de Croacia. Según la historia las mujeres utilizaban la corbata para acompañar a sus maridos a la guerra. Ellas les proveían un pañuelo como especie de recuerdo y consuelo ante las situaciones que afrontaría en la guerra.

De manera que el símbolo Croata de la corbata era que al llevar puesto la corbata se mostraba aprecio a su esposa y al mismo tiempo que la llevaba en sus pensamientos.

La corte de Luis XIV, el Rey Sol, adoptó entusiásticamente el nuevo atuendo, difundido al máximo por la amante del rey, Madame de Lavalière que ha inmortalizado su nombre en un tipo de nudo, el nudo de la lavaliera. (Aquí empieza el origen sexual de las corbatas)

LA CORBATA COMO SÍMBOLO FÁLICO

El uso de la corbata no pasa de moda y la sencilla explicación de esto es que la misma es utilizada como símbolo de capacidad interactiva entre los dos sexos, pero más que eso la corbata influye inconscientemente en el hombre quitándole la preocupación de agradar a los demás ya que la corbata tiene un poder de crear un aspecto agradable a aquel que la utiliza.

Por esa razón, se le trata diferente a un hombre que viste de manera formal que a uno que viste casual. Y esto se ve reflejado en la sociedad.

Carl Jung le llamaría a esto: “El inconsciente Colectivo” ya que el símbolo de la corbata constituye contenido de la psique que van más allá de la razón.

Cuando vemos a alguien vestir formalmente automáticamente se activan los “arquetipos” arcaicos que le dicen al inconsciente que aquel que viste formal es alguien “agradable” “tiene dinero” “es alguien popular” y muchas más ideas que se crean al ver a alguien vestir formal.

Sigmund Freud vería el paralelismo de la corbata como un símbolo fálico, es decir el órgano sexual masculino. La corbata es asociada inconscientemente al símbolo fálico. Anteriormente se utilizaba la corbata de forma plana y no tenía punta como ahora la se ven reflejados en la mayoría de corbatas.

Sucede que en una ocasión estudiantes ingleses de un colegio “elite” de Inglaterra estaban cansados de la “típica corbata plana” que era parte de la prenda escolar. A estos estudiantes se les ocurrió la idea de utilizar la corbata a manera de burla ya que observaron a la corbata parecida al símbolo del pene. Al notar esto, se les ocurrió hacer una “broma” cortando con tijeras la prenda dejando así un punta para que el parecido al pene sea mayor.

Lo más lógico era que estos alumnos recibieran una reprimenda de parte de la autoridades del colegio, sin embargo los profesores lo vieron como una “idea interesante” y fue así como empezó a recorrer el mundo el “nuevo corte” de la corbata con punta.

De manera que estos chicos lograron plasmar una imagen fálica a las corbatas sin pensar que esto recorrería el mundo entero y que hasta hoy en día, existen miles de miles de personas que utilizan una corbata sin saber su verdadero origen y simbología.

EL SÍMBOLO QUE ELEVA EL EGO

En la revolución Francesa, cuando los Croatas llegaban con su traje tradicional llevaban un pedazo de tela blanca que la anudaban formando una rosita y dejando colgar las extremidades encima del pecho.

A finales del siglo XVII se asignó la costumbre de anudar suavemente la corbata al cuello, con las dos extremidades enhebradas en un ojal de la chaqueta o fijados con un broche. Por eso mismo, durante la revolución francesa, la corbata se volvió un verdadero status-symbol. La corbata adquirió una representación de riqueza y el sentido elegante de la vida.

Por eso los empresarios y la “alta sociedad” suelen utilizar la corbata ya que al utilizarlo inconscientemente envían un mensaje implícito de estar muy encima de los demás y que por lo tanto se le debe respetar incluso hasta obedecerle.

En ocasiones la corbata y el tipo de nudo pueden revelar el “status económico-social” que tiene la persona, pero cuidado, porque no todo lo que brilla es oro.

Y es así, como la corbata ha venido de generación en generación plasmando un símbolo fálico, de riqueza, de “status social” y de poder.

Mi experiencia con Ayahuasca también conocida como Yagé

Hoy he decidido compartir la experiencia que tuve con esta planta milenaria. La primera vez que supe de ella fue hace 2 años, por aquel entonces estaba en terapia psicológica y mi novio me habló de las maravillas del Ayahuasca; pero no le presté mucha atención a su recomendación, aunque me insistía y me mandaba muchos videos sobre las ceremonias no tuve interés en asistir a una.

Pasó el tiempo, ya había terminado mi terapia y pensé: ¿Qué cosa mala podría pasarme?  Aunque he leído malas experiencias en la red sobre la ceremonia de Ayahuasca, eran las mínimas pues las personas a las que les había ido mal, no se cercioraron bien de que los curanderos fueran confiables, o tomaron más Ayahuasca de la cuenta.

Pero ¿Qué es la Ayahuasca?  De acuerdo con la Wiki:
Ayahuasca o yagé es una bebida indígena usada en la medicina tradicional sudamericana por muchos pueblos amazónicos en Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, y por algunos pueblos en la orinoquía de Colombia y Venezuela.

Se trata de una decocción elaborada a partir de la combinación de:

Banisteriopsis caapi (yagé o ayahuasca), la cual contiene harmina y tetrahidroharmina (THH), alcaloides de la clase beta-carbolina, que actúan como inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO) y que permiten al componente psicoactivo primario dimetiltriptamina (DMT) entrar en actividad, y una segunda planta que es la que contiene la molécula DMT en sí, especialmente Psychotria viridis (chacruna) o también Diplopterys cabrerana (chagropanga o chaliponga).

El consumo de la ayahuasca genera efectos alucinógenos a causa de la presencia del DMT natural de plantas como Psychotria viridis, Diplopterys cabrerana y otras. Es especialmente serio su efecto sobre el córtex cerebral, que puede provocar un cuadro psicótico cuya duración varía, pudiendo ser agudo, o bien más duradero y en algunos casos, ser irreversible.

Así que anduve con esa idea de ir a una ceremonia, busqué distintos promotores pero no se acomodaban a mi situación particular ya que tenía que viajar a otro Estado de la República y era en fin de semana y no podía dejar a mi mamá.

El año pasado llegó mi hermano de visita y me dice: «Oye que crees, mi amigo Alex hace ceremonias de Ayahuasca, trae a chamanes del Amazonas, si quieres ir yo me quedo con mi mamá».

Así de la nada me llegó la oportunidad y dije: Ok va!

La semana previa a la ceremonia hay que hacer una dieta rigurosa a base de semillas, nada de alcohol, café, se toma suero oral  y tampoco se puede tener sexo. Y el día de la ceremonia se tiene que ayunar. Solo se toma el suero.

Yo tenía muchísima hambre y ya me estaba rajando, pero me hice la fuerte y seguí adelante.

Se hizo el evento en una hacienda a las afueras de la ciudad, había cabañas y se nos dijo que lleváramos colchoneta, cobijas, tiendas de campaña si así queríamos, ropa cómoda y semillas para compartir al final de la ceremonia.

Cuando llegué me sentí rara porque no conocía a nadie, solamente a Alex y él estaba ocupado ya que era el promotor y tenía que estar recibiendo a los que llegábamos. Pero las personas que asisten a esos eventos, son bien platicadoras y muchas ya habían ido a otras ceremonias, así que como yo era nueva, en seguida me jalaron y me platicaban de los beneficios de esa «medicina». Y lo pongo entre comillas porque aún no sabía si para mí iba a ser una medicina  

La ceremonia empezó a las 10 pm, los chamanes venían del Perú e hicieron una breve introducción explicándonos lo que íbamos a experimentar, que nos iban a dar rapé (tabaco molido) para ayudar a «la abuelita» (así le dicen a la Ayahuasca) a que nos guiara en nuestro viaje… y yo así con cara de perplejidad.  

Los chamanes se empezaron a preparar para oficiar la ceremonia, se daban sus «toques» de rapé y no se que tanto decían en su idioma, pero cuando hablaban en español le agradecían a la naturaleza por la oportunidad de compartir la medicina con nosotros.

Los promotores pasaron a nuestros lugares (ya nos habíamos acomodado con nuestras colchonetas y ropa cómoda) a darnos unos trastes de unicel y muchas servilletas… Yo pensé: «¿y esto como para qué?» 

Entonces nos empezaron a llamar de uno en uno. Cuando al primero le dieron a inhalar el rapé, ví que se puso mal asi que empecé a ponerme nerviosa porque no sabía que me iba a pasar a mí.

Cuando tocó mi turno, me pregunta el chamán «¿primera vez?»  y yo: «Sí «

 Me dice: «esto es rapé, es tabaco molido, te lo voy a soplar por una fosa nasal, luego la otra… conten la respiración y cuando sople, respiras por la boca. No tengas miedo, aquí estoy yo»

Y bueno… cuando me va soplando el rapé y lo aspiré; OMG!!!!  La cabeza empezó a darme vueltas… una cosa espantosa. Me decía él «tranquila, respira pausado, no pasa nada, aquí estoy.»  Me llevé las manos a la cabeza porque sentí me iba a caer, y me dice: «falta la otra fosa nasal».

Ufffff!!! El dolor de cabeza era intenso, la cabeza y los ojos me daban vueltas… no podía enfocar la vista; así que tuvieron que llevarme a mi lugar entre 2 personas; una de ellas era Alex y me dijo «tranquila, no pasa nada, es parte del proceso, no  vamos a dejar que te caigas»

Me senté en mi lugar en lo que acababan de darle el rapé a los demás (cabe mencionar que una persona al ver como nos pusimos los demás con el rapé, no quiso participar, aunque pagó la entrada decidió solo ser observador) y me empezó el vómito. (dije ahhhh! Así que para eso era el traste de unicel).

Era un vómito incontrolable, no podía parar … el líquido era de color oscuro como el tabaco y su gusto era amargo. Así que por eso no puedes comer nada el día de la ceremonia, porque si traes alimento en el estómago lo vas a devolver.

Pasada media hora cuando ya mas o menos nos habíamos recuperado todos (la cabeza, los ojos y el estómago habían vuelto a la normalidad), dice el chamán: «Comenzará la ceremonia de Ayahuasca, piensen bien cual es el motivo de su visita para que la abuelita sepa guiarlos en el camino. Les pedimos por favor que hagan el viaje en silencio para que no interrumpan al de junto».

Cuando fue mi turno, me dieron una copita pequeña , yo creo como de 10 o 15 ml de Ayahuasca y me dice el chamán (o taita) «te lo tomas de un solo golpe para que no sientas el sabor, toma un sorbito de agua nada más para que no te sepa tan feo la boca».

El líquido era oscuro y el olor fuerte; ese olor no se parece a nada que haya olido antes; así que no puedo hacer una comparación con otro olor.

Me tomé la Ayahuasca tal y como me dijo y cuando el líquido empezó a pasar por mi garganta sentí que me quemaba, pero después se me quitó la sensación. Me paré y me fui a mi lugar. Entonces Alex dice: «Por favor traten de retener la Ayahuasca una media hora para que les haga efecto»… Pasaron 5 minutos que dijo eso y puffff!!! me llegó el vómito otra vez… ¡una cosa espantosa!  sentí que me moría… y todos a mi alrededor igual vomitando.

Cuando nos dieron a todos del brebaje, apagaron la luz y empezaron a danzar y cantar en la fogata que se había hecho. Le cantaban a un montón de deidades, ¡hasta Jehová salió en el baile!, pero pensé: ya tranquila tu respeta, no vienes de criticona, vamos a ver por qué una planta que me está haciendo sentir que me muero, puede ser una medicina.

Pasaron los minutos que se me hicieron siglos, y en lo que seguía vomitando, la gente a mi alrededor empezó a gritar; cada quien en su viaje. Yo no sentía nada, ni veía nada. Solo el vómito que no paraba y me sentía fatal.

Empecé a sentir en el ambiente una especie de magnetismo que nos daba vueltas en el lugar; como si algo estuviera reptando entre nosotros. ¿sería sugestión mía? No lo sé, pero al final todos comentaron que sintieron esa energía o  magnetismo que pasaba por entre todos. Una especie de airecillo que nos presionaba al pasar junto a nosotros en una espiral sin fin.

En eso el chamán se dio cuenta que yo no había entrado a mi viaje, y me dice: «Hija mía ¿no puedes sentir el viaje?»  Le dije: «Pues es que no siento nada, y me desconcentro porque todos están gritando y llorando». Entonces se puso delante de mí y no se que dijo, me imagino alguna especie de oración y sopló en mi cabeza una bocanada de algo que traía en una pipa, no sé qué sería pues no pregunté (yo estaba sentada en mi colchoneta y él parado). Y su aliento se sintió como una piedra de energía que me caía encima y empecé a marearme. Me dijo: «Si con esto no puedes entrar al viaje, me dices y te doy otra toma»

Me acosté y esperé… pensé: Uy ¡otra toma! No creo la aguante, se me hace que si no me hace allí la dejo.

En eso de la nada, empezaron a venir a mi cabeza imágenes hermosas. Muchos prismas de colores, figuras geométricas de una belleza extraordinaria. Recuerdo que alcé la mano y como lela las quise agarrar y dije: «Esto es hermoso»

Después a mi cabeza vinieron imágenes de distintas deidades. Recuerdo que ví a Buda y a Quetzalcóatl, se acercaban a mí y se iban, bailando ante mis ojos.

Escuché como la persona que estaba junto a mí, estaba viendo a su padre fallecido y peleaba con él porque el papá supuestamente se la quería llevar, y ella le decía: No papá, déjame vivir, todavía no es mi tiempo. Entonces pensé: «Oh yo quiero ver a mi papá, sería lindo platicar con él otra vez»

Quise visualizarlo pero mi cabeza se negó, mi cabeza me puso ahora imágenes de ojos. Primero apareció un ojo en el centro. El ojo me miraba sobre un fondo rojo. Después apareció otro ojo, luego otro y otro… hasta que toda la imagen mental se llenó de ojos. Después de golpe esa visión se quitó y apareció una ciudad… ¡preciosa! Una ciudad de cristal, con muchas aguas… Y de golpe se quitó la imagen y aparecieron muertos y más muertos, estaban calcinados. Yo caminaba entre los cadáveres pero no sentí absolutamente nada. Tan solo los ví y ya. No sentí pena, ni angustia… nada. Los ví como mirar una película.

Y allí pararon mis alucinaciones. Empecé a reflexionar ¿Cuál es el propósito de esta experiencia? ¿pido otra toma? ¿cómo para qué quiero  ver más visiones?  Así que me propuse a descansar mientras los demás seguían gritando, otros vomitando, hubo gente que pidió otra toma porque siento como que se sugestionan, y quieren tener visiones como los demás así que piden una segunda toma para seguir viajando.

Todos nos dispusimos a dormir, incluso los chamanes se acostaron y durmieron un poco.

Al día siguiente comimos las frutas y semillas que llevamos y empezamos a contar cada quien su experiencia. Mi experiencia fue muy light, y puedo decir que bonita porque aunque vi cosas que para otros pudieran resultar aterradoras, las tomé con calma y pienso fue algo positivo. Al rato les platicaré porqué digo eso.

Una persona me dijo que mi experiencia fue tranquila porque llevaba un trabajo interior. La Ayahuasca te saca a la luz todo lo que traigas emocionalmente atorado y te lo muestra de golpe, que por eso se asusta la gente. Y pues esa es su idea yo no puedo asegurarlo, solo que lo que ví no me asustó, lo vi con tranquilidad y hasta emoción al ver imágenes tan hermosas que jamás se me hubieran ocurrido, necesité un alucinógeno para verlas.

Me fui a casa y me dormí toda la mañana. Sentí mi cuerpo como si me hubieran golpeado. Me dolía todo y llevé dieta de frutas y semillas otros días más, empecé a comer con normalidad al paso de unos días para que no me hiciera daño.

Al salir de la ceremonia sentí paz… muchísima paz. ¿Sugestión? No lo creo, esa planta tiene ese efecto en las personas. Después de consumir la Ayahuasca, todo me vale M… De por sí ya me tomaba las cosas con mas relax, pero ahora definitivamente mi forma de ver la vida es bien distinta.

Hay algo curioso que me pasó los días posteriores a la toma de Ayahuasca. Varias veces mi cuerpo se separó, de lo que los cristianos llaman «espíritu». Ejemplo…

Cuando iba a entrar a mi recámara, me ví por detrás girar el picaporte y después me «volví a meter». O cuando lavaba los platos, me «veía» a mí misma y después «me volvía a meter».

Le comenté a Alex eso que me pasó, y según él es un «desdoblamiento», así como le pasó a Dr. Strange. La verdad no lo sé, esas son ideas de él. Pero yo simplemente digo lo que me pasó y no puedo explicar el porqué.

Actualmente a casi  un año de la toma de Ayahuasca, ya no tengo esos «desdoblamientos», pero sigo con mucha paz a pesar de que mi particular situación familiar; antes sentía que me moría, ahora pienso que lo que tenga que pasar pasará y no me preocupo mucho por el futuro.

Nuevamente tengo la necesidad de ir a otra toma, es una especie de «llamado»; así super extraño… pero nuevamente mi situación personal no me permite de momento hacerlo. Pero cuando lo haga, ya no tomaré rapé haré la experiencia únicamente con Ayahuasca.

¿Recomiendo la toma de Ayahuasca? : Son experiencias que no son para todos y si se decide vivirla, debe de ser con alguien de confianza.

¿Creo en los espíritus?  No sabría explicar qué fue esa energía o magnetismo que sentí. Ese día no había aire y aunque estábamos en una cabaña o palapa (sin puertas ni ventanas), estaba todo muy tranquilo, no había aire fuerte. No vi que conectaran electricidad. Los instrumentos con los que cantaban eran de aire y percusión, todo muy sencillo.

¿Funcionó en mí esa toma? Puedo decir que sí, me dio paz y tranquilidad. Así como cuando se toma té de manzanilla que sirve para el estómago, la Ayahuasca me ayudó a ver la vida de una forma más simple.

Gracias por leer y disculpen que no haya usado una escritura más formal, pero escribí como sentí las cosas en el momento y no quise maquillarlas.

Un abrazo a todos

Aimée Padilla

La paradoja de los testigos de Jehová.

El día ayer mi papá hubiese cumplido 80 años; murió fiel a la secta hace 3 años y aún me sigo preguntando si pudo haber despertado y vivir en libertad sus últimos años de vida.

Pero su recuerdo me hizo revivir  los momentos en que quise hablar con él, quien solo me escuchaba de forma respetuosa y finalmente me decía: ¿Pero a dónde iré cuando muera si todo lo que dices es verdad? Nunca quiso investigar aunque le mostraba enlaces con el trabajo de diversos activistas ex testigos de Jehová, así que tenía miedo a  morir sin una esperanza y más al presentir que su muerte estaba cerca.

Fue un hombre extraño con gustos eclécticos en donde mezclaba su afición por temas extraterrestres con lecturas profundamente religiosas. Pienso siempre le llamó la atención lo desconocido y una parte de él gritaba que debía buscar en lugares más allá del sitio oficial de los testigos de Jehová.

Recordé a todas aquellas personas de la Congregación que se me adelantaron en el camino o bien que protagonizaron anécdotas memorables y pensé escribir este artículo al que intitulé  “la paradoja de los testigos de Jehová”… Pero ¿Qué es una paradoja?

*  Como paradoja se designa un hecho o una frase que parece oponerse a los principios de la lógica. La palabra, como tal, proviene del latín paradoxa, plural de paradoxon, que significa ‘lo contrario a la opinión común’; este a su vez viene del griego παράδοξα (parádoxa), plural de παράδοξον (parádoxon), que podría traducirse como ‘inesperado’, ‘increíble’ o ‘singular’.

En este sentido, una paradoja puede ser un hecho que, en apariencia, es contrario a la lógica: “Ya nadie va a ese lugar; está siempre lleno de gente”; “Este enunciado es falso” (paradoja antinómica).

Como tal, la paradoja suele dar la impresión de oponerse a la verdad o de contradecir el sentido común, no obstante, la paradoja no encierra una contradicción lógica, tan solo la aparenta: “¿Por qué si hay infinitas estrellas el cielo es negro?” (paradoja de Olbers).

Entre los temas más recurrentes en las paradojas se encuentran las autorreferenciales: “Yo solía ser indeciso, pero ahora no estoy muy seguro”; las de infinitud: “En un hotel de infinitas habitaciones, siempre se puede aceptar más huéspedes, aun si está lleno”, las circulares: “¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?”; las de confusión de niveles de razonamiento: “Si Dios es omnipotente, ¿entonces puede crear una roca tan grande que no la pueda cargar ni él mismo?”, entre muchas otras.

Aplicando esta figura retórica a los testigos de Jehová, podemos ver el uso tan común de la misma para la captación y/o retención de adeptos. Juegan el macabro juego de la esperanza sin ningún dejo de remordimiento.

Pensemos en los siguientes ejemplos:

La secta fomenta la desconfianza hacia todo aquel familiar que no desee dar pasos para ser parte de la organización, así que podemos ver innumerables experiencias de mujeres testigos de Jehová que le piden a sus esposos “incrédulos” asistan a las reuniones usando corbata, como si vestirlos así los convirtiera automáticamente en hombres bautizados; mientras a sus espaldas los demás miembros del culto cuchichean que el varón en cuestión no desea agradar a Jehová.

Por otro lado, está el esposo “opositor”, aquel que no desea nada con la Organización y le recrimina a la testigo que descuide a la familia. He visto en el pasado casos de esposas llorosas, que llegaban al Salón del Reino después de una discusión con el marido, pero en su interior sentían que habían hecho la voluntad de Jehová al no acompañar al cónyuge a algún evento del trabajo.

También está el caso de madres, padres, o cualquier miembro de la familia extendida, que no se opone… pero tampoco desea saber nada de la secta.

Ahora, cuando un familiar no testigo de Jehová fallece, es común que los dolientes pidan a la Congregación se dé un Discurso de funeral, pues dicen que el discurso es “más bien para los vivos que para el difunto”, ya que se tiene la esperanza de que el familiar resucite.

Conozco a unas hermanas precursoras regulares, cuya  madre jamás quiso ser parte del “pueblo de Jehová”, lo único que hacía era ir cada año a la Conmemoración ya que le gustaba observar el rito de los emblemas. Alguna vez le pregunté a una de ellas que si le habían ofrecido estudio, y ella me dijo: “Sí pero es que mi mamá no sabe leer”. Me quedé pensando en ese comentario, ¿Qué tipo de excusa es esa cuando ella pudo leerle a su madre para que conociera la “verdad” o bien darle clases de lectura y escritura?  Pero no quise ser impertinente y dejé mi pregunta al aire.

Al tiempo la mamá falleció y consiguieron que un hermano de muchos años en la Organización le diera el discurso del Funeral. Para todo aquel que ha sido testigo de Jehová, sabe que esos discursos se dan usando un bosquejo que manda la Sucursal para este tipo de situaciones; por tanto el discurso de la señora fue usando dicho bosquejo, solo omitiendo las partes que hacían alusión del tiempo en que la difunta fue testigo de Jehová.

Siempre estruja el corazón cuándo alguien muere, y más cuando son buenas personas como fue la señora.  Cuando fui a darle el pésame a la hermana precursora, me abrazó y llorando me dijo: “No estoy triste, yo tengo una esperanza muy firme en que volveré a ver a mi mamá en el Paraíso”.

Me quedé paralizada con ese comentario; de hecho aún era testigo de Jehová cuando sucedió la experiencia que comparto, pero en mi interior hubo una especie de “click” porque pensé: “Pero si la señora nunca fue testigo de Jehová… Nos han enseñado que personas que jamás conocieron ´la verdad´ son los ´injustos´ de los que habla la Biblia… como los aztecas por ejemplo… pero esta señora que sus hijas son precursoras… o sea no entiendo…”

Entonces ¿Para quién es el discurso del difunto cuyo familiar es testigo de Jehová? Si nunca quiso ser testigo de Jehová y sin embargo tiene esperanza ¿Qué caso tiene entonces la predicación si de todas formas tiene la esperanza de resucitar?

Resulta ilógico ¿verdad?  Paradójico… ¿Cómo es que intentan convencer a la gente para que cambie de religión, pero cuando en su familia se da ese caso, entonces allí sí Jehová les da una esperanza? ¿O es que hay una especie de extraño requisito de que en la familia del difunto debe de haber cuando menos un testigo de Jehová?

¿Qué pasa ahora cuando el que fallece es un expulsado? Bueno, depende del criterio de los ancianos determinar si la persona fallecida estaba dando pasos o no para ser restablecida:

“Una congregación cristiana no querría que su buen nombre se manchara al asociarlo con alguien a quien le aplicara 2 Juan 9, 10, aun en su muerte. Pero suponga que una persona expulsada hubiera estado dando alguna evidencia de arrepentimiento genuino y hubiera estado viniendo a las reuniones y manifestando un deseo de ser restaurada en la congregación. Entonces, si a los ancianos les pareciera que no perturbaría la paz y armonía de la congregación ni le traería vituperio al pueblo de Dios, no habría objeción alguna a que un anciano pronunciara un discurso. ¿Cómo podrían saber si Jehová habría perdonado ya o no a tal persona, cuando hay alguna evidencia de arrepentimiento? Apropiadamente, quizás los ancianos hayan estado esperando, por su deseo de asegurarse de que su aparente arrepentimiento fuera sincero. Obviamente, puesto que cada caso es diferente, tendría que juzgarse según sus propias circunstancias. Por supuesto, si se da un discurso de funeral, habría que tener cuidado para no espaciarse en asuntos personales ni hacer ninguna declaración positiva en cuanto a si la persona será resucitada o no. Pero de seguro se puede hacer una excelente presentación bíblica y dar un excelente testimonio bíblico.”

Fuente:

https://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1977408

¿Cómo saben los ancianos lo que piensa o no Jehová? (Pregunta seria)

Cuando mi papá falleció no le avisamos a la Congregación de su deceso porque sabíamos que  nos iban a querer meter entre ceja y ceja el discurso de funeral, pero ese tipo de noticias no pasan desapercibidas, así que sin invitación alguna se presentaron en la funeraria varios testigos de Jehová, quienes incrédulos preguntaban ¿Pero no le van a dar discurso al hermano?  ¿Pero por qué?

Una testigo de Jehová llegó al extremo de ir a la casa de mi mamá pasada una semana, y con lágrimas en los ojos nos reprochó que no se le hubiese dado discurso a mi papá, porque en su cabeza hueca pensaba que sin discurso mi papá no iba a resucitar.

Pero bueno ¿Dónde entra aquí la paradoja y que tienen todos estos casos en común? ¿Dónde queda la confianza en Dios de estas personas cuando se ven en apuros, incluído mi papá?   ¿Por qué le temen tanto a la muerte si se supone que tienen fe en que Jehová los va a resucitar?  ¿Por qué una mujer testigo de Jehová piensa que si su marido incrédulo lee un versículo de la Biblia en las Reuniones está agradando a Jehová? ¿No es ilógico ese comportamiento?

Estos son tan solo unos ejemplos que pude recordar, pero el lector buscará en el baúl de sus recuerdos y echará mano de una infinidad de situaciones ilógicas, paradójicas de personas que no hacen buen uso de su libre albedrío.

Obviamente para una persona normal, es posible notar ese comportamiento irracional de algunos testigos de Jehová, quienes rinden culto a una secta cuyos  intereses distan mucho de dar guía espiritual a sus fieles.

En el testigo de Jehová así como en todos los cultos de alto control mental, el miedo a la muerte es una constante que no los abandona. Dicen adorar a un Dios de amor que enfurece y castiga con la misma a quienes no hacen su voluntad… una voluntad opaca y con matices un tanto distorsionados según sea la luz vigente.

Aimée Padilla.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.


Sigue mi blog

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

A %d blogueros les gusta esto: